Visión Política por Edgar Palma Gómez

palma“Sólo en México”

 

Sólo en México… Se puede tolerar que un Alcalde intente formar un “Grupo  Limpieza”, para luchar contra el crimen organizando, pasándose la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos por el arco del triunfo. Este es el caso del Alcalde de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández Garza, quien aseguró que contará con el apoyo financiero de los empresarios. Mientras que el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, sale a declarar que las Autoridades Federales estarán muy atentas a estos grupos, para que respeten los marcos legales. ¿Acaso, el funcionario desconoce que la Constitución y las Leyes Mexicanas son muy claras, y marcan perfectamente que en México no se permite la formación de este tipo de grupos de limpieza?

 

Sólo en México…….podemos ver a miles de comerciantes informales que venden artículos piratas, violando leyes federales, como las de derechos de autor, hacendarias, penales, por comercialización de contrabando, mientras que las autoridades federales brillan por su ausencia, porque no pueden detener a una industria que genera millones de pesos, y que golpea a un sin fin de industrias, como son del software, música, cine, video, libros, ropa, calzado, vinos y licores, juguetes, perfumes, medicinas, televisión por cable, etc. En fin, hasta taxis piratas tenemos, y se pueden adquirir películas en DVD, dos meses antes del estreno en los cines. La piratería musical es la más rentable, un disco cuesta entre 150 y 200 pesos, en promedio, pero en el mercado pirata lo encuentras en 8 pesos, o hasta en 3 ó 4 pesos de mayoreo. Las películas le siguen, una película cuesta entre 100 y 200 pesos, con los piratas sólo 10 e incluso 5 pesos de mayoreo, sin contar que afecta a las empresas cinematográficas. De hecho, México ocupa el cuarto lugar mundial en la venta de contrabando y piratería y el primero en América Latina. Tal práctica provocó sólo en 2006 pérdidas por mil 200 millones de dólares.

 

Sólo en México….se permite que sectas brasileñas de dudosa credibilidad, como lo es “Pare de Sufrir”, operen en nuestro país, comercializando milagros a cambio de “donativos”. Esta secta fue fundada en Brasil en 1977 por el obispo Edir Macedo, llegando a nuestro país en 1991, contando con el permiso de la  Secretaría de Gobernación el 1 de junio de 2001. Los pastores brasileños ofrecen a sus seguidores una serie de “objetos milagrosos” como lo son Rosas milagrosas del Medio Oriente, agua bendita del Río Jordán o aceites del Huerto de Getsemaní, aunque dudo, que con la venta de dichos productos puedan pagar el tiempo que tienen en televisión, la renta de sus locales, el pago de mantenimiento y de sus pastores, lo que parece indicar que es una secta corporativa multillonaria, gracias a la “fé de los mexicanos”.