Visión Política por Edgar Palma Gómez

FHB, con el enemigo en casa

El Gobierno de Fidel Herrera Beltrán se encuentra en la recta final de su mandato, por lo que ha dado instrucciones precisas a todos sus funcionarios para que empiecen a cerrar su administración con el mismo ritmo de quien manda en Veracruz; sin embargo, no todos los funcionarios lo han entendido, y han empezado a preocuparse por su futuro político, y no por cumplirle a quien les dio trabajo.

Fueron cinco años de bonanza para muchos funcionarios estatales, que ven este año que viene con mucha preocupación, sobre todo aquellos que cumplieron a medias, o que de plano no cumplieron. Fidel Herrera Beltrán sabe cada uno de sus nombres, su desempeño, pero lo más importante, sabe quienes conocen el significado de la palabra lealtad. Por este motivo ha empezado a pedir renuncias, para que preparen sus maletas aquellos que merecen –por su trabajo- crecer políticamente, y para aquellos que no le han cumplido, sólo les dirá GRACIAS, -aunque a algunos, ni eso  les dirá-.

El Gobernador Fidel Herrera Beltrán sabe que 2010 será un año difícil, se renovarán los 212 ayuntamientos, el Congreso Local y la Gubernatura, y él se comprometió con el priismo nacional que su gobierno le pasaría la estafeta a un priísta, y todo esto dependerá de su equipo de trabajo y de las negociaciones con los diversos grupos políticos de la Entidad –muchos de ellos resentidos porque poco se les tomó en cuenta-. El tiempo es corto, y se le está acabando.

Muchos funcionarios tienen la mira en otros objetivos, y las renuncias empezarán a hacerse efectivas a partir del mes de Noviembre; esa fue la indicación del Gobernador, dejar cuentas claras antes de saltar del trampolín, y ese fue el mensaje para Américo Zúñiga Martínez, Zita Pazzi Maza, Directora del DIF estatal, Humberto Pérez Pardavé, Alberto Silva Ramos, Alfredo Gándara, Alfredo Marie Pecero, Édgar Spinoso, Carlos García Méndez, Antonio Gómez Anell, Manuel Lila de Arce, Pedro Montalvo, Karime Aguilera, Alejandro Virgen, Marcos Theurel, algunos de ellos merecen seguir creciendo bajo en concepto de la fidelidad, mientras que otros, ni a la candidatura llegarán.

Pero los aspirantes no sólo serán palomeados por Fidel Herrera Beltrán, sino también por su sucesor, quien de antemano buscará colocar a sus colaboradores de confianza y aliados en puestos claves, pero existe un pequeño inconveniente, y aunque muchos señalan al diputado federal por Córdoba, Javier Duarte de Ochoa como el elegido, aún falta lo que digan los otros aspirantes a la máxima magistratura del Estado, quienes consideran tener el mismo derecho del exsecretario de Finanzas del Gobierno del Estado. Tal es el caso de Héctor Yunes Landa, quien sigue recorriendo el estado promoviendo a Alianza Generacional, y el peroteño, Pepé Yunes Zorrilla, un político bien visto por la clase política veracruzana.

Herrera Beltrán como priísta tiene toda la experiencia en materia electoral, sabe sumar y multiplicar, negociar y avanzar ante las adversidades, no es la primera elección en la que participará, sólo que en este caso, él no será el candidato, y los adversarios que más le preocupan no están en la oposición, son los de casa, por esta razón, su tarea será más difícil.