• En Xico no son claras las cuentas

Está circulando en las redes sociales la inconformidad de los regidores del ayuntamiento de Xico porque el Programa General de Inversión en 2018, solo tiene las firmas y sellos de la presidenta municipal, el tesorero y el contralor interno, lo que representa una grave irregularidad que tendría que ser investigada por las autoridades correspondientes.

Pero no se trata solamente del hecho de que los regidores integrantes del cabildo xiqueño no hayan firmado el documento, sino que además en el Programa de Inversión se contemplan rubros y cantidades excesivas.

Entre los renglones de obras y sus respectivos costos destacan la rehabilitación del mercado municipal para lo cual se destinan $ 12’600,000.00 y que por su cuantía, debería de ser una obra que se someta a licitación para que puedan participar varios constructores o empresas del ramo, como lo establece la ley.

En el renglón de Seguridad Pública se destina un presupuesto de $ 4’365,872.48 cuatro millones trescientos sesenta y cinco ml ochocientos setenta y dos pesos, aunque no se aclara si se destinará a la compra de equipo o si será únicamente para cubrir la nómina de la policía municipal.

En la elaboración del Plan de Desarrollo Municipal se van a pagar $ 420,000.00 casi medio millón de pesos.

Al Pago de Deuda Pública se destinan $ 518,578.16 pesos.

Además, se contempla para el Pago de Auditoría Técnica y Financiera $ 800,000.00.

Esos son solo algunos de los rubros que se contemplan en el Programa General de Inversión del municipio de Xico en este primer año de la administración municipal.

Habrá que ver que es lo que opinan al respecto los diputados del Congreso Local de la Comisión de Vigilancia, encargada de recibir y analizar los presupuestos y cuentas públicas de los municipios.

Se supone que también el ORFIS debería de intervenir para hacer una auditoría, pero no pagada por el ayuntamiento con esos 800 mil pesos que ya tienen presupuestado para que no encuentren ni dictaminen ninguna observación.

Aunque desafortunada o afortunadamente ya los diputados de la actual Legislatura están más ocupados y preocupados en alistar sus maletas para ver en donde pueden colocarse para seguir disfrutando del presupuesto estatal, será conveniente que antes de marcharse, le hicieran una revisadita a ese Programa General de Inversión y a las cuentas públicas del municipio de Xico.

No solamente es el Congreso del Estado el que debe de intervenir para revisar esas cuentas alegres xiqueñas, sino también el ORFIS que se supone debe de continuar trabajando en la próxima administración y organismos como el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información, están obligados a pedir y transparentar los recursos que se pretenden gastar o simular como que se están invirtiendo.

Hasta hace relativamente pocos años, cuando todavía no existían esos organismos encargados de revisar y auditar las cuentas de los ayuntamientos, que ahora se han convertido en elefantes blancos con un costo multimillonario y que en buena medida sirven amenazar a quienes cometen irregularidades, pero que al final de cuentas, no ofrecen resultados satisfactorios para la ciudadanía, bastaba con que se tuviera un reporte, como el que presentan los regidores de Xico, para se interviniera la tesorería municipal y se practicara una auditoría, pero ahora se recurre a la contratación de despachos, pagados por el mismo ayuntamiento, lo que facilita que se cubran las irregularidades.

Los 212 ayuntamientos apenas están comenzando en su primer año de administración, por lo que es tiempo de que se pongan a trabajar las instituciones y organismos encargados de la correcta fiscalización de los recursos públicos.