Asegurar a futuro a los deudos de periodistas

prida2_editadaComunicado FUNDALEX, México, D.F.- El presidente de la Fundación para la Libertad de Expresión, Armando Prida Huerta dio a conocer la tarde de este martes 18 de los corrientes que desde el pasado 7 de Julio la Fundalex solicitó al Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, una serie de medidas de protección al ejercicio periodístico, entre las que destaca de forma importante asegurar el futuro de los deudos de aquellos periodistas secuestrados, desaparecidos o asesinados en el cumplimiento de su profesión.
Lo más destacado de la misiva a Calderón se resume en seis puntos en los que se busca dar protección material y emocional a los familiares de los periodistas caídos en el cumplimiento de su profesión.
Los puntos son: que el Gobierno Federal se haga responsable del pago íntegro del salario del periodista a su viuda o deudos, con los incrementos anuales correspondientes, además de indexarlo a la inflación; sufrague los gastos de educación, sustento, vestido de la viuda e hijos, a los que, de igual modo, se deba proporcionar casa, si no la tuvieran al momento del fallecimiento del periodista. Propugna también por la integración de los familiares al sistema de IMSS y por el tratamiento psicológico de la familia cuando un periodista sea secuestrado o asesinado.
Prida Huerta, acompañado por el escritor y periodista René Avilés Fabila, también miembro de la Fundalex, señaló que la carta tiene como intención salvaguardar el nivel de vida de las personas que quedan desamparadas al morir el periodista.
En la carta enviada al Presidente de la República se solicita también el esclarecimiento de los casos de los periodistas muertos a la fecha y el castigo a los culpables.
La protección física y jurídica para aquellos periodistas que hayan sido amenazados en el ejercicio de su profesión, como actualmente ocurre con varios de ellos.
Dar seguimiento de los casos de acoso fiscal o negación a la compra de publicidad a empresas que en el ejercicio de su libertad de expresión realizan publicaciones no aceptadas por alguna persona o sector de la población.
Asimismo, que la Secretaría de la Función Pública dé seguimiento al debido cumplimiento de las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a las instituciones a su digno cargo.
También informó que la Fundalex creará un Capítulo de dicha institución en cada Estado de la República, integrado por nueve personas de la sociedad civil o periodistas, de prestigio intachable, para que puedan celebrarse convenios y acuerdos con los Gobiernos y las Universidades para incrementar tanto el apoyo jurídico como la instauración y diseño de asignaturas, cátedras, diplomados y postgrados que fomenten la cultura de la libertad de expresión.
Al ser cuestionado por los representantes de los medios, Prida Huerta destacó que seguramente en marzo de 2010 habrá una Fundación para la Libertad de Expresión en países como España, Venezuela, Honduras, Salvador, Guatemala, Ecuador, Argentina y Paraguay, por lo menos.
De igual forma, ya iniciaron los contactos para formar capítulos nacionales de la Fundalex en cada uno de los Estados de la República.
Al respecto, dijo que la Fundalex tiene como premisa fundamental el derecho a saber y fue creada para defender un derecho universal, no a un gremio.
Sin embargo, frente al clima de violencia que vive el gremio periodístico, la Fundalex inició los trabajos al más alto nivel para dar protección a los periodistas y sus familias, como fue la propuesta dada a conocer el día de ayer martes 18 de agosto del año 2009.
Prida Huerta trajo a la memoria que la Fundalex ha trabajado de forma intensa con el fin de que la Libertad de Expresión tenga sentido, valoración y garantice a todos respeto, democracia, justicia social y, sobre todo, menos violencia en el sentido más amplio de la palabra.
En conferencia de PRENSA celebrada en la sede de la Fundación René Avilés Fabila, el dirigente de la Fundalex recordó que sin la libertad de expresión, derecho humano reconocido en todas las constituciones y en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, no serían posibles las otras libertades del ser humano.