Capturan a José Martín Jiménez Martínez, “El Porro”, integrante de la banda “Los Petriciolet”

La PGR ofrecía una recompensa de 15 mdp por la localización, aprehensión o detención de esta persona.

Boletín de la SSP, México, D.F.—La Secretaría de Seguridad Pública federal informa que, elementos de la Policía Federal detuvieron este 30 de enero a José Martín Jiménez Martínez, alias “El Porro” integrante de la banda conocida como “Los Petriciolet”, presuntos responsables del secuestro y muerte de los jóvenes de 14 y 16 años de edad, Fernando Martí y Antonio Equihua, respectivamente.

Por este sujeto la Procuraduría General de la República ofrecía una recompensa de hasta 15 millones de pesos para quien o quienes proporcionaran información para su localización, aprehensión o detención como probable responsable de los delitos de delincuencia organizada, privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro.

Esta acción es resultado de los trabajos de investigación realizados por policías federales, lo que permitió ubicar y asegurar a Jiménez Martínez de 49 años en el municipio de Cuautitlán de Romero Rubio, Estado de México. Reportes de inteligencia indican que esta persona se encargaba de brindar protección al grupo delictivo al momento de interceptar a las víctimas y de realizar el cobro de dinero producto de los plagios.

A “Los Petriciolet” se le atribuyen al menos 14 casos de privación ilegal de la libertad, principalmente empresarios o sus hijos, quienes eran secuestrados en compañía de su chofer o escolta; así como el homicidio de ocho víctimas. Cabe destacar que en dos casos de secuestro los escoltas lograron sobrevivir luego de que sus plagiarios los abandonaron cuando los dieron por muertos.

Se tiene conocimiento que la banda de “Los Petriciolet”, es considerada una de las más violentas, su modo de operar consistía en interceptar a sus víctimas en falsos retenes, en los que se utilizaban vehículos e insignias de corporaciones policiales. Los presuntos secuestradores marcaban el alto a los automóviles y argumentaban al chofer que tenían una orden de aprehensión en su contra, realizando así el secuestro de todos los tripulantes. Una vez plagiadas, las víctimas eran privadas de la vida, quienes previamente eran drogadas mediante los alimentos que ingerían para posteriormente asfixiarlas y abandonarlas en vehículos robados.

Líneas de investigación permitieron establecer que “Los Petriciolet” operaban en el Distrito Federal y el Estado de México y para el cobro de los rescates, le exigían al pagador que dejara el dinero en el asiento del copiloto del vehículo, el cual debía estacionarse en el puente peatonal de una vía rápida.

La banda de secuestradores estaba integrada por tres grupos: uno encargado de interceptar y liberar a las víctimas, el segundo, integrado por los cuidadores, y el tercero tenía la tarea de cobrar los rescates.

La desarticulación de esta organización criminal inició el 17 de julio de 2009, cuando la Policía Federal liberó a dos víctimas de secuestro en las inmediaciones del pueblo de Santa Cecilia de Tepetlapa, delegación Xochimilco, en donde fueron detenidos Noé Robles Hernández, alias “El Chimuelo” y José Montiel Cardozo, integrantes de la organización de “Los Petriciolet”.

El 2 de septiembre de 2009, elementos de la Policía Federal lograron detener a seis presuntos delincuentes, los cuales se encuentran relacionados con las organizaciones criminales de “Los Tiras” y “Los Petriciolet”, estas personas respondieron a los nombres de: José Antonio Jiménez cuevas, alias “El Niño”, Víctor Guillermo Servín Morales, alias “El Panda”, Fernando Israel Gallego Hernández, alias “Bronce”, José Guzmán Valeriano, alias “El Gato”, Daniel Octavio Sánchez Escárcega, alias “El Charly”, Carlos Fabián García Castaño, alias “El Colocho” (de nacionalidad colombiana).

El 23 de septiembre de 2009, fue asegurado por elementos de la Policía Federal, Abel Silva Petriciolet, alias “El Di Caprio”, líder de las organizaciones delictivas dedicadas al secuestro, conocidas como “Los Tiras” y “Los Petriciolet”. Abel Silva era el jefe de la banda, encargado de planear la logística, ejecución y negociación de los plagios.

El 4 de febrero de 2010, elementos de la Policía Federal aseguraron en las inmediaciones del municipio de Villa Nicolás Romero, Estado de México, a Edgar Ulises Carrillo Tenorio o Emilio Lara Cortés, alias “El Romel”.

De igual forma, en 2010, la Policía Federal aseguró a: Jorge Manuel Rico Trejo, alias “El Jhony”, María Elena Ontiveros Mendoza, alias “La Güera”, Jesús Valdez Orozco o Jesús Valdés Orozco, alias “El Frank”, Javier Noroña Guerrero, alias “La Rana”.

En seguimiento a estas detenciones se generaron las líneas de investigación que llevaron a la ubicación de José Martín Jiménez Martínez, de 49 años, originario del Distrito Federal, en las inmediaciones de la colonia Joyas de Cuautitlán, en el Estado de México. Tras realizar el cruce de datos con el Centro de Inteligencia de la Policía Federal se confirmó que Jiménez Martínez se desempeñó como agente de la Procuraduría General de la República de 1993 a 2008.

José Martín Jiménez Martínez, alias “El Porro” le fue asegurado un teléfono celular y fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social en el Estado de Nayarit por su presunta relación con la Banda de “Los Petriciolet” la cual está vinculada con los siguientes casos de privación ilegal de la libertad:

Un empleado de 25 años de edad, en febrero de 2003, un estudiante y un comerciante de 24 y 29 años respectivamente, en abril de 2005, quienes fueron privados de la vida, un promotor de casa de cambio de 25 años de edad, en mayo de 2007, un comerciante de 19 años de edad, en junio de 2007, a quien privaron de la vida, un estudiante de 17 años de edad y su chofer a quien privaron de la vida en octubre de 2007.

Un comerciante y un empleado de 38 y 25 años en enero de 2008, un estudiante de 14 años de edad, junto con su chofer de 40 años de edad, en febrero de 2008, dos hermanos de 24 y 22 años de edad en mayo de 2008, un estudiante de 14 años de edad, hijo de un empresario, propietario de una cadena de tiendas deportivas, en junio de 2008, un comerciante de 27 años de edad, en noviembre de 2008, un administrador de 23 años de edad, el 11 de enero de 2009.

Padre e hijo de 39 y 13 años edad secuestrados en marzo de 2009, un estudiante de 16 años de edad, hijo de un empresario de la Central de Abasto de la Ciudad de México, en abril de 2009, una empresaria de peleterías y su empleado de 42 y 25 años de edad respectivamente en julio de 2009, liberados mediante un operativo implementado de la Policía Federal.