Columna 33, Por: Carlos Lucio Acosta

La Deuda de Veracruz
¿Soberanía Económica?

El noventa y siete por ciento de las finanzas públicas empleadas por el gobierno de Veracruz, provienen de la Federación.

EL estado sólo genera por medios propios el tres por ciento de su ingreso total.

Veracruz es una de las contadas entidades federativas con menor independencia fiscal del país.

Los esfuerzos de mejorar los niveles de recaudación son hasta el momento total y absolutamente nulos.

Informes de la secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), demuestran que en los recientes seis años registró una severa disminución en los ingresos propios estimados en un poco más del 62 por ciento en términos reales.

Los argumentos reiterados en el discurso político, en la entrevista de prensa o en espacios comprados a medios de comunicación social, no encajan dentro de la realidad dominante en la zona urbana o en la región rural.

Datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (INMCO-20IO), revelan que es el segundo estado con mayor inflación promedio en los recientes tres años y se ubica en el lugar número 29 a nivel nacional en cuanto a la apertura de empresas.

Nadie ha podido tapar el sol con un dedo y menos con la mano cerrada, hasta el día de hoy.

La frialdad de la investigación y la rudeza de las cifras, colocan a cualquier demagogo no sólo entre la-espada, sino también contra la pared.

Los indicadores sociales de Veracruz están para llorar y después invocar la presencia del maligno o del be­nigno.

EL 32.2 por ciento de la población se encuentra en situación de vulnerabilidad, penúltimo en cuanto a calidad institucional de justicia, tercero entre los menos eficientes en la ejecución de sentencias, tercero con menor porcentaje de su población con acceso al consumo de agua potable, segundo con la esperanza de vida más corta, tercero con el mayor número de muertes por desnutrición y el tercer lugar nacional en viola­ción a los derechos humanos.

En los recientes ocho meses el gobierno del Estado puso en operación impresionante campaña periodística para evidenciar la administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

En este periodo los medios locales de comunicación impresos, radiales, televisivos, de internet, pantallas digitales de alta definición y salas cinematográficas, dibujaron en las regiones norte, centro y sur de la entidad, la figura de un gobierno federal distanciado de los principios institucionales, democráticos y de respeto.

La Unidad de Coordinación con las Entidades Federativas de la secretaría de Hacienda y Crédito Público, documentó que del 2007 al 2010, depositaron recursos financieros en la cuenta del gobierno de Veracruz correspondiente al Ramo 28, Fondo General de Participaciones, Fondo de Fomento Municipal, Fondo de Fiscalización, Impuesto Especial sobre Productos y Ser­vicios, el porcentaje de la Recaudación Federal Participable, el porcentaje por la Extracción de Petróleo, el Fondo de Compensación, el Fondo de Extracción de Hidrocarburos, Incentivos de Venta final de Gasolina y Diesel, Incentivos de Tenencia y Uso de Vehículos, Fondo de Compensación, Incentivos de Automóviles Nue­vos y otros apoyos económicos.

EL programa de pagos manejados por Hacienda y Crédito Público, se ejerce rigurosamente los días 17 de abril, siete de agosto, once de septiembre, quince de octubre y treinta de noviembre de cada año.

Los misiles de la propaganda negra no dieron en el blanco deseado.

La presidencia de la república no confía en el destino de los recursos financieros aplicados por el gobierno de Veracruz.

Y existen razones de peso completo.

La organización Transparencia Mexicana lo sitúa en el 26 lugar del índice nacional de corrupción, el consejo directivo del Banco de Alimentos reconoce la existencia de un poco más de dos millones de personas en estado de pobreza alimentaria, las oficinas centrales del Nacional Monte de Piedad acep­ta que tres de cada cinco familias empeñan artículos de valor por falta de liquidez y tercer lugar en agresiones físicas y psicológicas a trabajadores de medios de comunicación independientes.

La organización no gubernamental International Proyects Assistance Services (IPAS, por sus siglas en inglés), con sede en Chapel Hill, Carolina del Norte, Estados Unidos de Norteamérica, documentó más 82 mil 868 abortos mal practicados en perjuicio de la salud sexual y reproductiva de la mujer.

EL excesivo endeudamiento puso en alerta en rojo al gobierno central.

La administración del conflictivo Fidel Herrera Beltrán, colocó en la Bolsa Mexicana de Valores certificados de bursatilización del 80 por ciento del Impuesto sobre la Tenencia o uso de Vehículos, el cinco de diciembre del 2006, pa­ra liquidar, entre otros compromisos, la deuda heredada por el gobierno de Miguel Alemán Velasco, estimada en un poco más de tres mil 500 millones de pesos, sin tomar en consideración que el impuesto queda sin efecto en el 2012.

EL gobierno de Veracruz elevó su nivel de endeudamiento en un 78 por ciento y pagó 500 millones de pesos de intereses en el 2007.

Las agencias calificadoras de información, análisis y riesgo en fondos de inversión no hablan bien de la  solvencia económica de la entidad.

En el listado de Calificación de finanzas públicas, la Fitch Ratings y la Estandard & Poor’s, con sedes en Nueva York y Londres, definen los títulos, acciones y bonos del gobierno veracruzano con perspectiva crediticia negativa (PCN) y en el capítulo referente a Financiamientos Específicos Certifi­cados Bursátiles con calificación en observación (CO).

La autorización de la 61 legislatura al ejecutivo, para solicitar una línea de crédito de diez mil millones de pesos, no sólo aumenta el déficit, en el supuesto de formalizar el contrato, y debilita el presupuesto del 2012, sino también, compromete las tres cuartas partes de los recursos financieros de Veracruz, concluye el calificado economista, asesor y consultor independiente, José Hernández Castillo.

El gobernador electo Javier Duarte de Ochoa,  no tiene más que tres opciones: primera, ampliar la deuda con la obtención de recursos financieros del mercado de valores, la banca comercial o la de desarrollo; segunda, aumentar o crear impuestos y tercera, subastar la plaza a los clanes de la delincuencia organizada.

Veracruz no sólo pierde su libertad política, sino también, la soberanía económica.

Sólo para tus ojos…

La riqueza personal de Fidel Herrera Beltrán, asciende a la tentadora suma de 150 millones de dólares, unos dos mil millones de pesos mexicanos, hasta el 31 de diciem­bre del 2009.