Crimen pasional, esclarecido

Froilán Gutiérrez Ixtépan, Azael Otapan Xolo y Jairo Prieto Azamar (a) El Pachanga, asesinos confesos del comerciante en frutas y verduras José Alberto Caporal Rodríguez
Esther Tom Coto, la esposa infiel, confesó que su marido la descubrió cuando éste regreso de los EE.UU. y juró vengarse cumpliendo su amenaza.

San Andrés Tuxtla, Ver.—Al centro Froilán Gutiérrez Ixtépan, quien cobró con sangre la burla a su honor; y sus cómplices Azael Otapan Xolo y Jairo Prieto Azamar (a) El Pachanga. (Foto: JC Absa-lón)

Juan Carlos Absalón, San Andrés Tuxtla, Ver.—Esclarecen el homicidio del comerciante en frutas y verduras, hallado calcinado cerca de las comunidades El Laurel y El Laurel Nuevo, José Alberto Caporal Rodríguez, quien contaba con 35 años de edad, y que tenía su domicilio particular en la calle Landero y Coss, Int. 1, de la Col. Belén Chico de San Andrés Tuxtla, Ver.

En ediciones anteriores dimos a conocer a través de estas páginas del hallazgo que realizara un campesino la madrugada del pasado jueves 11 de agosto (5:30 horas), cerca de las localidades El Laurel, y El Laurel Nuevo, quien diera parte a las autoridades locales quienes a su vez hicieron lo propio con el MP Investigador, Se.Me.Fo., SSP Región IX, Policía Municipal, AVI, para el levantamiento y traslado del cadáver, hasta el momento desconocido.

Mientras tanto, la señora Rebeca Hipólito Arteaga y Eduardo Caporal Rodríguez, esposa y hermano de José Alberto Caporal, habían acudido con las autoridades ministeriales a denunciar que José Alberto se encontraba desaparecido desde el pasado miércoles. Lo único que sabían era que el hoy occiso, iría de la comunidad Tilapan al municipio de Isla, a realizar un viaje.

Coincidentemente hallan el cadáver y al dar parte, avisan a los familiares para ver si era la persona que estaba reportada como desaparecida comprobando que efectivamente se trataba de la misma; al conocer de los hechos un familiar descubrió que la víctima sostenía relaciones sentimentales con la señora Esther Tom Coto.

Al tener la pista elementos de la AVI, al mando de Juan Abdiel García Lezama, se trasladan a la comunidad Tilapan, donde radica la señora Tom, y al iniciar las investigaciones pertinentes Esther Tom, comenzó a relatar cómo ocurrieron los hechos.

Aceptó que sostenía una relación con José Alberto Caporal Rodríguez, pero que ella es esposa del señor Froilán Gutiérrez Ixtépan, de 31 años de edad, de la comunidad El Laurel Nuevo, quien se fue un tiempo a trabajar a los Estados Unidos de Norteamérica; y que recientemente acaba de regresar de aquel lugar.

Agregó que su esposo, descubrió su relación con José Alberto, y la forma en que se comunicaba con el extinto (a través de mensajes de celular), por lo que obligó a Esther Tom a que citara a éste a su domicilio (en Tilapan), llegando a la cita donde lo esperaba la mujer, el marido de ésta, Froilán, y dos sujetos más Azael Otapan Xolo, de 23 años de edad, y Jairo Prieto Azamar (a) El Pachanga, de 20 años de edad.

Esther Tom, que sirvió de “carnada” esperó, al estar dentro José Alberto descubrió la trampa pero ya era tarde, fue recibido a golpes hasta quedar inconsciente. La camioneta marca Chevrolet, modelo ’94, placas de circulación XH48436, que usaba José Alberto para el negocio que hacía, fue usada por los mismos asesinos para trasladar a su víctima, el que fue llevado cerca del lugar antes mencionado, allí fue ahorcado con un cable (conexión de mouse), e incinerado hasta quedar la gran parte de su cuerpo hecho cenizas, hasta que fue descubierto.

Los elementos de la AVI, al tener la confesión de Esther Tom Coto, se dieron a la tarea de localizar y capturar a los tres asesinos, donde Froilán juró vengarse de quien habían mancillado su honor, y que así lo hizo junto con sus cómplices, los que de inmediato, confesos, quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público Investigador del Fuero Común de esta cabecera de distrito judicial, por el presunto delito homicidio doloso.

 

San Andrés Tuxtla, Ver.—Esther Tom Coto, presuntamente fue obligada por su marido, tras descubrir su infidelidad, que citara a su víctima, donde fue atrapado por sus cómplices para más tarde privarlo de la vida. (Foto: JC Absalón)

 

San Andrés Tuxtla, Ver.—Un crimen pasional, por la forma en que se cometió confundió a la so-ciedad en general pensando que se trataba del crimen organizado, fue aclarado por la AVI en pocas horas. (Foto: JC Absalón)

1 COMENTARIO

  1. que lstim que un buen hombre pgue tn cro el hber confido en l mujer equivicd que no conforme de hcerlo trbjr en un pis donde no somos bien vistos teng que regresr su hogr y descubrir que su honr sido burld

Comments are closed.