Cruz Azul se proclama campeón de la Copa MX

 

ESPN | DEPORTES.- La sinergia que ha pregonado Cruz Azul desde inicios de temporada ya dio su primer fruto. Fue después de 90 minutos casi perfectos en Monterrey ante unos Rayados que no ven su suerte en su nuevo estadio. La Máquina dio un golpe de autoridad y conquistó la Copa MX con un contundente 0-2 de visita.

Pedro Caixinha no escatimó en enviar a sus mejores hombres a la cancha y estos no se guardaron recursos para lograr el objetivo. Fue, como ha sido desde inicios de temporada, un trabajo en equipo que llegó a su primera meta en una cancha maldita para los locales en la que los que la visitan en Finales suelen salir victoriosos.

Los nervios iniciales jugaron más en contra de los celestes que no encontraron el balón ni las ocasiones de gol como sí lo hizo Monterrey, aunque sin tener la suficiente efectividad como para dar con las redes y adelantarse en el marcador. Así fueron los primeros minutos, llenos de tensión e imprecisiones, pero sin un costo por lamentar.

Pasada la tormenta, Cruz Azul dio con la tranquilidad, puso sus cartas sobre la mesa y comenzó su partido. Lo hizo con su tradicional posesión de balón y desborde por las bandas. Fue cuando aparecieron Misael Domínguez y Elías Hernández. Este último con un peso mayor al dar con las redes, tras un rechace de Juan Pablo Carrizo que no desaprovechó uno de los refuerzos para esta temporada para empujar el balón a las redes, a pesar de un intento sin fortuna de José Basanta para evitarlo.

Monterrey, que había sido mejor en los primeros minutos de juego, no fue efectivo y en ese pecado llevó la penitencia. Cruz Azul fue todo lo contrario y hasta que se asentó en el campo, lució dominante, seguro y eficaz.

El conjunto cementero las traía todas consigo. Los movimientos defensivos estaban bien coordinados, la ofensiva estaba conectada y el mediocampo con el capataz, Iván Marcone, reflejó una seguridad nata, de convencimiento puro.

Rayados pudo empatar, pero los fueras de lugar bien marcados por el cuerpo arbitral, les anularon un par de goles que sacaron más de un susto para los celestes, quienes no perdieron la concentración en ningún momento.

Una combinación entre Roberto Alvarado, Elías Hernández y Martín Cauteruccio significó el segundo para los celestes, que tomaron mal parados a unos desesperados y ya molestos Rayados, con lo que se sentenció la batalla. El convencimiento cementero fue brutal y se reflejó en ese tipo de acciones.

La labor ya estaba hecha. Lo demás era sobrellevar las acciones, cuidar el resultado y si se podía, aumentar la ventaja, aunque esa ya no era una prioridad, como sí lo era para Rayados recortar distancia, meterse en el partido y pelear por el campeonato. Es por eso que Diego Alonso dio entrada a hombres como Rodolfo Pizarro o Avilés Hurtado, ambos suplentes de inicio y con la misma tendencia de sus compañeros, al no conseguir algo más que alguna ocasión de peligro.

Cruz Azul cumplió con su labor, no falló esta vez en el intento y dio el primer paso de sus objetivos en esta temporada. La Copa MX, la cuarta en la historia del cuadro cementero, está en sus vitrinas.