De dos balazos ejecutaron al chatarrero; policía detiene a presuntos responsables

 

  • Hoy en la pista, la escena del crimen fue acordonada por elementos de la policía estatal, quienes en coordinación con personal de Caminos y Puentes Federales

AGENCIAS | COSOLEACAQUE VER.- El chatarrero, Pedro Espinosa Quirio de 32 años de edad con domicilio en la colonia Emiliano Zapata, del municipio de Cosoleacaque al sur de Veracruz, fue asesinado de dos balazos.

El primero se lo pusieron en el pecho y el otro en la cabeza, para asegurarse que no se volviera a levantar, lo interceptaron cuando iba pedaleando su triciclo sobre el acotamiento de la pista Cosoleacaque-Nuevo Teapa.

Los hechos ocurrieron este viernes aproximadamente a las 10:00 horas, frente a la colonia Azteca de Minatitlán, y de acuerdo con testigos, hombres civiles armados lo alcanzaron, apuntaron y dispararon sin remordimiento alguno. Eran sicarios.

Y es que, de acuerdo con los archivos de esta casa editorial, se recordará que, en marzo de 2013, el ahora extinto Pedro Espinosa y su pareja, Lidia López Figueroa de 19 años de edad originaria del DF.

Fueron detenidos por la policía estatal y puestos a disposición del Ministerio Público del fuero común, porque entraron a robar fierros viejos dentro de un domicilio particular y a mano armada.

Incluso en aquella ocasión, Espinosa Quirio, fue puesto a disposición del Ministerio Público Federal, por portación ilegal de arma de fuego de uso exclusivo del ejército mexicano, con la cual pretendió hacerles frente a las fuerzas del orden. Lo sometieron y encarcelaron, al poco tiempo salió en libertad.

Hoy en la pista, la escena del crimen fue acordonada por elementos de la policía estatal, quienes en coordinación con personal de Caminos y Puentes Federales (Capufe) y de la Policía Federal (PF), abanderaron el sitio para evitar accidentes con otros vehículos.

Mientras que los detectives de la Policía Ministerial realizaban las primeras pesquisas del caso y personal de los Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado (FGE), recogían el cadáver para trasladarlo al Servicio Médico Forense (Semefo) de Cosoleacaque.