El CDM del PRI catemaqueño, en total abandono

Catemaco, Ver.—Las oficinas del CDM del PRI, totalmente abandonadas por su presidente Orlando Betancourth Varela, tal como se observa en la fotografía. (Foto | Gran Kayman)
Catemaco, Ver.—Las oficinas del CDM del PRI, totalmente abandonadas por su presidente Orlando Betancourth Varela, tal como se observa en la fotografía. (Foto | Gran Kayman)
Catemaco, Ver.—Las oficinas del CDM del PRI, totalmente abandonadas por su presidente Orlando Betancourth Varela, tal como se observa en la fotografía. (Foto | Gran Kayman)

El Gran Kayman / Catemaco, Ver.—Cuando se discute cualquier cuestión, los hechos son los que valen y no la opinión personal de ebrios de la política trapecista.
El seno del comité directivo municipal del PRI, en el mágico Catemaco, NO EXISTE.
Al interior del tricolor, los disque dirigentes que participan en el secular – seculoron, solo están de membrete, colgándose de las siglas del tricolor para ir acomodando a familiares, para que aun, no se logra desterrar la intransigencia, la cual se acentúa en los caprichos de una sola persona, el golondrino presidente del PRI, Orlando “Botas” Betancourt Varela.
La centralización de poderes, la subestimación de capacidades, el engaño y ausentismo, se hacen muy notorios, tanto que en las oficinas del comité NO se para, ni el mosquito transmisor del dengue, chikunkuya y zika.
El gremio, cuando demanda mayor participación en las tareas del partido, se les subestima y miente, por lo que muchos han renunciado al PRI municipal, sin conocer al impuesto y nombrado al vapor Orlando Betancourt, quien desde que tomó posesión, a la fecha no ha generado los espacios suficientes para que los militantes deseosos de participar lo hagan, ya que solo le preocupa la membrecía del cargo, para ir acomodando a la familia.
Recientemente este hijo putativo y paisano de J. Nicolás Calleja, ante un reducido grupo de personas que adormilaban en un centro social, hizo nombrar a su vástago José Orlando Betancourt Reyes, líder local de la Agrupación México Nuevo, la que sirvió de comparsa al supuesto delegado estatal de dicha agrupación José Luis Martínez.
Con marcado nepotismo, reacomodo familiar, en política, quien divide, estorba. Mal que padece Betancourt Varela, quien dice agradecer el cargo a su padrino y paisano; no al partido, ni a la militancia.
Uno de los errores que han hundido al PRI en Catemaco, ha sido el de considerar sus dirigentes municipales como una cosa propia, pues quien llega a la dirigencia municipal hace y deshace a su alrededor.
Hoy el inmueble del comité directivo municipal, ubicado en la céntrica calle Abasolo, luce desierto, ni siquiera ocupado para la práctica de labores artesanales, como años atrás lo hacían.
¡Claro! Dicen airados, algunos de la militancia “como el ‘Botas’ fue impuesto y no es de Catemaco; poco le importa que el PRI tenga presencia en nuestro municipio”.