El fin de los fideicomisos

  • Podrá disponer de un presupuesto de $ 68,478,123,839.26
  • Desaparecen apoyos a la investigación y tecnología
  • En Veracruz en la mira el INECOL, CIESAS y FONDEN

En la sesión de este martes de la Cámara de Diputados se habrá de discutir -y en su caso aprobar- la desaparición de 109 fideicomisos de distintos rubros que el gobierno federal mantiene para la realización de diversas actividades, desde la investigación científica, la cultura, el deporte y hasta la protección civil en casos de desastres, con lo que podrá disponer de una bolsa-presupuesto por $ 68,478,123,839.26 más de sesenta y ocho mil 478 millones de pesos.

En la conferencia mañanera de este martes también, el mismísimo presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que los recursos que se tendrán disponibles con la desaparición de esos fideicomisos se destinarán a la compra de las vacunas contra el COVID-19.

Pero la desaparición de esos fideicomisos afectará en su mayor parte a la investigación y la tecnología que quedarán sin apoyos para trabajar con programas del CONACYT.

En la lista de fideicomisos aparecen algunos que afectaran directamente al estado de Veracruz, como es la desaparición del Instituto de Ecología, A.C. que tenía un presupuesto de $ 49,744,526.77 al año.

También el llamado CIESAS Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, que se ubica enfrente del Palacio Legislativo en Xalapa que tenía un presupuesto de $ 8,804,685.84.

También de manera indirecta, porque hay algunos casos que son atendidos con recursos del Fondo para la protección de personas defensoras de Derechos Humanos y periodistas que venía manejando un presupuesto de $ 250,353,139.84.

El famoso FONDEN que es el Fondo de Desastres Naturales, al que recurren los estados y municipios cuando se sufren daños por lluvias, huracanes, temblores y otras calamidades que afectan a la población, pues también lo van a desaparecer y trasladarán su presupuesto que este año es de $6,861,155,316.78.

Es verdad que algunos de esos 109 fideicomisos solamente sirven para mantener y beneficiar a una abultada nómina burocrática, en algunos casos, pero no en todos.

Por eso se considera que no debió de ser una medida tajante, que cortara de tajo, de un machetazo, lo que tendría que hacerse con un delicado bisturí, para ver qué es lo que se va a quitar, recortar o dejar.

La mayor parte de los fideicomisos 64 en total, son del CONACYT para apoyar la investigación y la tecnología a las que se les quitarán $ 24,956,674,277.71 casi veinticinco mil millones de pesos.

Pero también a centros de investigación en los estados se les van a desaparecer los $785,081,311.18 que tenían asignados.

Otros fideicomisos que van a desaparecer son el llamado Fondo para El Cambio Climático; Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral; Fideicomiso que Administra el Fondo para el Fortalecimiento de Sociedad; Fideicomiso Público de Administración y Pago Fondo Regional, el famoso Fondo Metropolitano -que permite a los municipios hacer obras- el Fondo para el Desarrollo de Zonas de Producción Minera (Fondo Minero); Fideicomiso Para Promover el Acceso al Financiamiento de Mipymes y Empresas.

Otros de los recursos presupuestales que se desaparecerán son:

Fondo para la protección de personas defensoras de Derechos Humanos y periodistas

Fondo Nacional de Cooperación Internacional para el Desarrollo

Fideicomiso para promover el desarrollo de proveedores y contratistas nacionales de la Industria

Fondo de Desastres Naturales

Fondo de la Financiera Rural que tenía un presupuesto de 12,563,526,670.00.

Fideicomiso Programa de mejoramiento de los medios de informática

Fondo Nacional de seguridad para cruces viales ferroviarios

Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento

Fideicomiso Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE)

Fondo de apoyo social para ex trabajadores migratorios mexicanos.