En el sur del estado… Desmantelamiento petrolero dio paso a la violencia e inseguridad

Gobernantes | Xalapa, Ver.— Desde su confortable escritorio o cubículo en el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Golfo, el director regional de esa instancia académica, Saúl Horacio Moreno Andrade, asegura que el aumento de la violencia e inseguridad en el sur de Veracruz está relacionado con lo que llama “desmantelamiento de la estructura petrolera nacional y las inversiones extranjeras pendientes”, porque la quita de inversiones a Petróleos Mexicanos (Pemex), propició la reducción de empleos y desintegró la sociedad en torno a la antes empresa paraestatal.

Todo ello, señala, permitió el ingreso de la delincuencia organizada, pero además, dejó a quienes aún trabajan en el ámbito petrolero a expensas de esta. Seguramente su investigación, derivada de informaciones de medios de comunicación, señala que ese desmantelamiento hizo que quedaran pendientes muchos contratos obtenidos de la reforma energética.

México, dice el investigador y director regional del Ciesas, vive una situación similar a la de Nigeria, país africano con una importante industria petrolera, donde se ha generado una guerra de diversos grupos en pugna por esa riqueza energética provocó una sociedad que en vez de integrarse, se dispersó, algo que podría ocurrir aquí en el sur de Veracruz en ciudad como Coatzacoalcos y Minatitlán, sobre todo en la primera, donde cada vez es más notorio del éxodo de muchas familias por la agobiante violencia e inseguridad.

Una muestra de la afectación que se vive en esa zona del sur de la entidad, se dio el pasado lunes 18 de este mes, donde prácticamente pasó inadvertido el 81 aniversario de la expropiación petrolera, que antes era un festejo a lo grande, que se celebrara en todos los ámbitos citadinos, más si iba el Presidente de la República en turno, pero ahora, eso que antes creaba una identidad entre todos los sectores que integraban la sociedad porteña, ha desaparecido.