En Veracruz, los jóvenes empiezan a fumar a mayor edad

A diferencia del Distrito Federal y Durango, donde comienzan muy pequeños.

Comunicado de PRENSA, Xalapa, Ver.—En el marco del Día Mundial sin Tabaco, y de acuerdo a los datos de la Encuesta Nacional de Adicciones, Veracruz se encuentra entre los estados donde los hombres y mujeres comienzan a fumar a mayor edad, sólo detrás de Chiapas, Guanajuato y Guerrero. En contraste, las entidades que presentan la edad de inicio diario al consumo del tabaco más temprana, son el Distrito Federal, Durango, San Luis Potosí y Jalisco.

Según los datos arrojados durante el censo efectuado en el 2008, en Veracruz, los fumadores activos constituían 14.6% de la población (cerca de 590 500 personas). Los fumadores activos que iniciaron el consumo diario de cigarrillos a los 17.4 años, fuman en promedio 5.6 cigarrillos diarios y 6.8% de ellos fuman el primer cigarro del día durante la primera media hora después de levantarse.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) seleccionó el “Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco”, como tema del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebró el martes 31 de mayo.

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS) es el principal instrumento de control del tabaco a nivel mundial. Además, es el primer tratado que se ha negociado bajo los auspicios de la OMS y como tal representa un logro fundamental en el progreso de la salud pública.

Aunque está en vigor desde 2005, el Convenio que cuenta con más de 170 estados partes, ya se ha convertido en uno de los tratados más rápida y ampliamente adoptados en la historia de las Naciones Unidas. Basado en datos fidedignos, el CMCT de la OMS reafirma el derecho de todo ser humano al goce del grado máximo de salud y confiere una nueva dimensión jurídica a la cooperación en la esfera del control del tabaco.

El Día mundial sin tabaco 2011 se concibió para poner de relieve la importancia general del tratado, destacar las obligaciones de las partes dimanantes del tratado y promover la función esencial de la Conferencia de las Partes y la OMS en la prestación de apoyo a las iniciativas nacionales, encaminadas a cumplir esas obligaciones.

El tabaquismo es la principal causa prevenible de mortalidad en el mundo. Este año más de 5 millones de personas morirán por ataque cardiaco, accidentes cerebro-vasculares, cáncer, dolencias pulmonares u otras enfermedades relacionadas con el tabaco. En ese número no están incluidas las más de 600 000 personas de las que más de una cuarta parte serán niños – que morirán por haber estado expuestos al humo de tabaco ajeno. El número de muertes que se cobra cada año la epidemia global de tabaquismo podría alcanzar los 8 millones en 2030. Después de haber matado a 100 millones de personas en el siglo XX, el tabaquismo podría acabar con 1000 millones de vidas durante el siglo XXI.

Como cualquier otro tratado, el CMCT de la OMS entraña obligaciones jurídicas para sus estados partes, es decir, los países (y la Unión Europea) que se han adherido oficialmente a él.

Entre esas obligaciones destacan las siguientes:

Ø Proteger las políticas de salud pública de intereses comerciales y otros intereses creados de la industria tabacalera.

Ø Adoptar medidas relacionadas con los precios e impuestos para reducir la demanda de tabaco.

Ø Proteger a las personas contra la exposición al humo de tabaco.

Ø Reglamentar el contenido de los productos de tabaco.

Ø Reglamentar la divulgación de información sobre los productos de tabaco.

Ø Regular el empaquetado y etiquetado de productos de tabaco.

Ø Advertir a la población de los peligros del tabaco.

Ø Prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco.

Ø Ofrecer ayuda para abandonar la adicción al tabaco.

Ø Luchar contra el comercio ilícito de productos de tabaco.

Ø Prohibir la venta a menores y por menores.

Ø Apoyar actividades alternativas económicamente viables al cultivo de tabaco.

El tratado también reconoce la importancia de la cooperación internacional y de prestar ayuda a los países de ingresos bajos y medianos para que cumplan las obligaciones dimanantes del tratado. La campaña se centrará en el siguiente mensaje clave: los países deben aplicar plenamente el tratado para proteger a las generaciones presentes y futuras de las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y de la exposición al humo de tabaco. Otros mensajes básicos son los siguientes:

Ø El tratado encarna el deseo y el compromiso de decenas de gobiernos y millones de personas de poder vivir en un mundo sin tabaco.

Ø Las partes en el tratado deberían cumplir su obligación de aplicarlo íntegramente.

Ø Las personas deberían alentar y ayudar a sus gobiernos a cumplir esa obligación.

Ø Las instituciones y las personas deberían valorar debidamente el tratado como un hito en la historia de la salud pública y el principal instrumento mundial de control del tabaco.

Ø La OMS y la Conferencia de las partes están listas para ayudar a los países a atender las obligaciones dimanantes del tratado y cumplir las directrices correspondientes.

Ø El Día mundial sin tabaco 2011, y todo el año siguiente, la OMS instará a los países a convertir el tratado en el eje de sus iniciativas para controlar la epidemia mundial de tabaquismo.

Ø Atendiendo el llamado de la OMS, los países mejorarán su capacidad para reducir considerablemente la carga de enfermedades y muertes relacionadas con el tabaco, de conformidad con las obligaciones dimanantes del tratado.

En México, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones de 2008, los estados que presentan la edad de inicio diario al consumo del tabaco más temprana son San Luis Potosí y Jalisco (16.2 años); en contraste, en Chiapas la edad promedio es de 19.3 años.

De acuerdo a la misma encuesta, se observa que los hombres residentes en el Distrito Federal y Colima presentan la edad de inicio del consumo diario más temprana (15.7), mientras que Yucatán y Puebla se encuentran en el extremo opuesto, iniciando el consumo diario a los 17 años. Por su parte, la edad de inicio diaria más temprana entre las mujeres es a los 17 años en Querétaro, mientras que las mujeres de Sinaloa inician el consumo diario más tardío (20.5).

Siguiendo en el ámbito nacional en la población de 18 a 65 años se encontró que 20.6% de la población era fumadora activa (31.3% de los hombres y 10.9% de las mujeres); 19.6% eran ex fumadores (24.3% de los hombres y 15.3% de las mujeres), y 59.8% nunca habían fumado (44.4% de los hombres y 73.9% de las mujeres).

En Veracruz se encontró que los fumadores activos constituían 14.6% de la población (cerca de 590 500 personas), lo que hace que ocupe el vigésimo sexto sitio en consumo de tabaco en la República mexicana. Los fumadores activos iniciaron el consumo diario de cigarrillos a los 17.4 años, fuman en promedio 5.6 cigarrillos diarios y 6.8% de ellos fuman el primer cigarro del día durante la primera media hora después de levantarse.

El 20.1% de la población en el rango estudiado, cerca de 815 mil, son ex fumadores y la razón más importante por la que dejaron de fumar fue la conciencia por los daños a la salud que provoca el consumo de tabaco.

El 65.3% de este sector poblacional, cerca de 2.7 millones de personas, refirió nunca haber fumado. Sin embargo, de este grupo 13.1% de los adultos, cerca de 460 500, y 18.4% de los adolescentes, cerca de 161 200, reportaron estar expuestos al humo de tabaco ambiental.

La opinión de los habitantes de Veracruz acerca del establecimiento de espacios libres de humo de tabaco en lugares públicos es de apoyo, pues más de 94% de los adultos y adolescentes estuvo completa o medianamente a favor de que debería prohibirse el consumo de tabaco en cualquier lugar cerrado.