España se desmorona a un día del inicio del Mundial

 

ESPN | DEPORTES.- En cuestión de 24 horas, la selección española de fútbol pasó de ser una de las firmes candidatas al título a estar sumida en una crisis antes de su debut el viernes ante Portugal en la Copa del Mundo.

El presidente de la federación española Luis Rubiales despidió el miércoles al técnico Julen Lopetegui tras el anuncio de que el timonel tomará las riendas de Real Madrid una vez culmine el Mundial de Rusia. Fernando Hierro fue nombrado para dirigir a un plantel que quedó sacudido por el desenlace, luego una mañana repleta de reuniones de emergencias y discusiones de última hora para tratar de mantener el status quo.

Rubiales estaba en el congreso de la FIFA en Moscú cuando Lopetegui lo llamó el martes por la tarde para informarle de su decisión de irse al Madrid después del Mundial.

Según fuentes de ESPN, un temperamental Rubiales cortó la llamada después de una media hora, y cuando intentó comunicarse más tarde con Lopetegui, el entrenador no le contestó el teléfono. Sin comunicación alguna entre ambos, el líder de la federación abordó un avión hacia Krasnodar, la ciudad en el sur de Rusia donde España tiene su concentración, a donde llegó en las primeras horas del miércoles.

Siguieron reuniones de emergencia entre jugadores, dirigentes e integrantes del cuerpo técnico. Los jugadores, por voz de su capitán Sergio Ramos, intentaron convencer a Rubiales hasta entrada la mañana de que no cesara a Lopetegui, quien clasificó a España al Mundial como líder de su grupo en las eliminatorias europeas y se marcha invicto como timonel de La Roja.

Lopetegui llegó a la selección luego de la eliminación en la Eurocopa de 2016, y en 20 partidos al mando logró 14 victorias y seis empates, con 61 goles a favor y 13 en contra. Hace apenas tres semanas, firmó una extensión de contrato hasta 2020, aunque ahora optó por reemplazar a Zinedine Zidane en el banquillo del Madrid.

Las fuentes dijeron a ESPN que los jugadores intentaron convencer a Rubiales de que “esto no es un club, esto es una selección y nosotros somos jugadores de la selección”, enfatizando que la federación no debería actuar como lo haría un club de fútbol en una situación similar.

Este razonamiento no convenció a Rubiales, que anunció el despido en una rueda de prensa unas horas después.

“Es una situación difícil, dolorosa, nos hubiera terminar (el Mundial) con Julen, pero se ha actuado de una manera que no nos permite mirar a otro lado”, afirmó Rubiales.

España juega su primer partido por el Grupo B el viernes contra Portugal, en Sochi, y los jugadores veteranos del plantel, encabezados por Ramos y Gerard Piqué, tendrán un papel más importante que nunca.

Hierro es una figura querida entre los jugadores, que tienen buenos recuerdos de su época como director deportivo durante la era dorada de la selección española, cuando conquistó dos títulos de la Eurocopa y un Mundial de forma consecutiva entre 2008-2012.

Las fuentes de ESPN también dijeron que existe unión entre los jugadores, que no se han dividido en bandos del Madrid o Barcelona, para lo que ha sido clave la buena relación entre Ramos y Piqué.

De todas formas, la sensación generalizada es que la situación que atraviesa la selección es un ridículo “histórico”, incluso peor que su eliminación en la fase de grupos del Mundial de 2014.