Esther Guillén Esperanza, defrauda al GRUPO ERMOS, con 80 mil pesos

Afectadas presentan denuncia ante el MP Mendoza Medel; la acusada al parecer huyó a Chiapas.

Chon Pueblo, Catemaco, Ver.-Muchas mujeres emprendedoras luchan por sus derechos, ante los problemas económicos que las perjudican de forma individual o colectiva, aún de los obstáculos que les llegan a surgir en el camino.

Como el reciente caso de mujeres catemaqueñas, quienes formando una agrupación se integraron formando una sociedad productiva para salir adelante, procurando el bienestar propio y de sus familias; pero estas fueron defraudadas en su confianza con aproximadamente ochenta mil pesos, los que con sacrificios tenían en resguardo con la supuestamente tesorera de dicha agrupación, Esther Guillén Esperanza, quien de la noche a la mañana se los volvió humo a las integrantes del GRUPO ERMOS, dineros obtenidos, avalados por ellas mismas; en plan de crédito.

Dicen las agraviadas que, en este turbio movimiento, donde “les hizo noche” dicha cantidad de dinero, Esther Guillén Esperanza, está involucrada la hija de ésta de nombre Ericka, y que en cierta ocasión, extrajudicialmente llamaron en reunión, entre todas, a cuentas a doña Esther, quien tiene su domicilio en calle Francisco I. Madero, y dicen las agraviadas, es esposa de conocido galeno.

Ésta les firmó un pagaré avalando el pago de esa cantidad y con vencimiento el día 2 de Junio pero que al no tener noticias de doña Esther Guillén Esperanza, el día 3 de Junio del año en curso, al filo de las 11 de la mañana, la citaron ante el Ministerio Público Municipal, a cargo del licenciado David Mendoza Medel, donde todo el grupo de mujeres afectadas y agraviadas pertenecientes a la asociación ERMES, estuvieron presentes.

Pero sorpresa que se llevaron, doña Esther Guillen Esperanza brilló por su ausencia, sólo se presentó indebidamente puesto que “él” no era el citado su esposo el doctor Gracia, en compañía de un defensor de apellidos López Montoya, para decir que; “Doña Esther, ya no vivía con él y que sabía que su ex esposa usó “las de Villadiego”, y que según se sabe, emigró al Estado de Chiapas, versión de las agraviadas que han estado investigando su paradero, mismas que nos informaron que fueron amenazadas por “el defensor” de doña Esther, que si denunciaban o hacían algo público en algún medio de comunicación de este embrollo; las demandaría y entonces los dineros que dicen las agraviadas “les hizo humo” doña Esther Guillen Esperanza; eso no cuenta, eso no vale; el que con tanto sacrificio habían obtenido como mujeres productivas a favor de buscar y alcanzar bienestar económico, a favor de su familia ¿dónde queda…?

Ese dinero es línea de crédito que tienen que pagar, que tenían que hacer producir en su favor y esto “perdido por ahí”, desviados ¿para quién sabe qué otro fin?

El caso es que las agraviadas nos dicen; “Ni el dinero, ni doña Esther aparecen, mientras nosotras tenemos que cargar con el peso de dicha deuda y sus intereses que esta los creó; nuestras esperanzas de bienestar se han venido por los suelos, que no hay justicia, que el Ministerio Público nos dio poca atención a este espinoso asunto; pero no cesaremos hasta que nos hagan justicia, así tengamos que ver al propio Gobernador del Estado, licenciado Fidel Herrera Beltrán o al Procurador de Justicia…”

Seguiremos informando.