Fallos técnicos y la ausencia de Peña Nieto marcan el tercer debate presidencial

Imagen de los candidatos durante el debate. | Efe
Imagen de los candidatos durante el debate. | Efe

Agencias EFE, México, D.F.—Fallos de transmisión fueron el sello del DEBATE de tres candidatos a la Presidencia de México, organizado por el movimiento estudiantil ‘Yo Soy 132’, al que no acudió el puntero en las encuestas, Enrique Peña Nieto, abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La señal se congelaba y volvía en varios puntos del vídeo transmitido “en vivo” por el portal YouTube, en el que unas 90.000 personas procuraban seguir el encuentro, y por sitios web de diversos medios de comunicación.

Durante el DEBATE, que tuvo lugar a puertas cerradas en la sede de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, los participantes repitieron las propuestas que han expresado durante la campaña en materia económica, de seguridad, derechos humanos y otros temas.

Respecto a la estatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), la candidata del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, se pronunció en favor de la apertura de la empresa a la inversión privada. Aclaró que no hablaba de privatizar Pemex, sino de impulsar una industria petrolera moderna.

A su vez, el abanderado de una coalición encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, aseguró que de llegar a la Presidencia el 1 de diciembre no privatizará la petrolera estatal.

“Nosotros estamos planteando terminar con la corrupción de Pemex, pero no vender Pemex”, acotó el candidato izquierdista, quien debido a su conocida lentitud para hablar dejó a medias varias de sus intervenciones al acabársele el tiempo asignado para ellas.

Por su parte Gabriel Quadri, aspirante del Partido Nueva Alianza (Panal), sostuvo que la competencia no implica que la Nación pierda la propiedad de sus hidrocarburos, y propuso que se abra el sector petrolero a la competencia. “Que Pemex se enfrente, que mejore, que compita con las mejores empresas en México”, planteó.

Al encuentro no acudió Peña Nieto pese a la insistencia de los organizadores, que en su página web prometieron “la realización del debate en un ambiente neutral y con criterios democráticos, sin favorecer a ninguno de los participantes con alevosía y ventaja”.

Peña envió una carta al movimiento en la que agradeció la invitación a participar y expresó su reconocimiento al aporte de la agrupación a la democracia de México.

Sin embargo, señaló, “el movimiento Yo Soy 132 ha asumido formalmente una posición política en contra de mi proyecto y de mi persona”.

“En una democracia es absolutamente válido manifestarse abiertamente en contra de cualquier persona o proyecto”, reconoció el candidato, pero consideró que esta postura “no garantiza el espacio de neutralidad que se requiere para convocar a un debate en condiciones de equidad”. “Por esa razón he decidido declinar su atenta invitación”, dijo.

El movimiento ‘Yo Soy 132’ surgió a raíz de una visita de Peña a la Universidad Iberoamericana el 11 de mayo pasado en la que fue abucheado por muchos estudiantes.

Tachados de “porros” (agitadores) por personalidades del PRI, los universitarios grabaron un vídeo para defenderse que tuvo gran repercusión en internet en el que aparecían 131 estudiantes.

El movimiento se transformó en pocos días en ‘Yo soy 132’ cuando compañeros de otros centros educativos se sumaron a un proyecto que se define como apartidista, pacífico y sin líderes.

Si bien la principal demanda del grupo es de imparcialidad de los medios de comunicación en la cobertura de las campañas políticas, también se ha pronunciado en contra del candidato del PRI, quien se mantiene a la cabeza en las encuestas electorales.

De acuerdo con el sondeo semanal de la firma Consulta Mitofsky divulgado este miércoles, en las preferencias “efectivas” Peña Nieto alcanza 44,4% por 28,7% de López Obrador, 24,6% de Vázquez Mota y 2,3% de Quadri.

El de anoche fue el tercero y último debate programado entre los candidatos presidenciales que competirán en las elecciones del 1 de julio. Los dos anteriores, convocados y organizados por el Instituto Federal Electoral (IFE) se realizaron el 6 de mayo y el 10 de junio.

Unos 79,5 millones de mexicanos están convocados a los comicios del 1 de julio para elegir al sucesor del presidente Felipe Calderón y 628 legisladores entre unos 2.000 funcionarios.