Mar. Abr 23rd, 2024

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha anunciado la apertura de consultas para la posible designación de un nuevo enviado de la ONU que ejerza de facilitador entre el régimen talibán de Afganistán y la comunidad internacional, al término de una ronda de contactos en Doha (Qatar). No en vano, el retorno de los talibán al poder en agosto de 2021 volvió a alejar al país de la órbita internacional, pero Guterres busca ahora fórmulas para que «las autoridades de facto» puedan también «asumir los compromisos y obligaciones propias de un Estado soberano». La ONU aspira ahora a algún tipo de solución práctica que permita aliviar la situación sobre el terreno. «Por un lado, el de Afganistán sigue siendo un Gobierno que no está reconocido internacionalmente y que, en muchos aspectos, no está integrado en instituciones globales y en la economía global. Por otro lado, en la comunidad internacional existe la percepción de que la inclusión no ha mejorado, de que la situación de mujeres y niñas y de los Derechos Humanos incluso ha empeorado», ha resumido. Para Guterres, «estamos en la situación del huevo y la gallina», dando a entender que ambas partes están esperando algún tipo de movimiento en el lado opuesto que no termina de llegar. Tras los contactos de Doha, a los que no han asistido representantes de los talibán –consideran que son los únicos representantes de Afganistán y que, por tanto, no deberían estar invitados representantes de la sociedad civil–, Guterres ha confirmado que iniciará contactos con otros actores para iniciar «un proceso serio de consultas» con las que tantear «si se dan las condiciones» para instaurar un nuevo puesto de «enviado». El Consejo de Seguridad de la ONU ya solicitó en diciembre esta designación, a la que se oponen sin embargo los talibán, bajo la premisa de que Naciones Unidas ya tiene presencia en Afganistán y no es necesario crear nuevas estructuras. «Creo que necesitamos tener claras consultas con los talibán para aclarar el papel del enviado o quién puede ser para que les resulte atractiva la propuesta», ha apuntado Guterres en rueda de prensa. El máximo responsable de la ONU, no obstante, ha aprovechado para reiterar su mensaje en favor de una mejora de derechos y libertades en Afganistán, reclamando por ejemplo avanzar hacia «instituciones inclusivas» que representen a todos los sectores de la sociedad y retirar medidas discriminatorias como los vetos a niñas y mujeres en materia de educación o integración laboral.