“¡Hoy, es el Día Internacional de la Mujer y, Mañana…?”

Desde cualquier muralla, la mujer ha luchado para lograr beneficios para sus semejantes, no importando donde esté; el fin es uno; mejores oportunidades de vida para las nuevas generaciones. (Foto: Archivo)

Juan Carlos Absalón—Resulta por demás un dato curioso citar que hoy jueves 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora o Día Internacional de la Mujer, cuando la mujer como madre de familia, siempre fiel y responsable a su hogar, es la primera en saltar de la cama para atender a su esposo e hijos, y si además trabaja fuera de casa o no; aún así, es la última en meterse a la cama porque debe dejar su hogar en orden, no deben quedar pendientes por hacer para el día siguiente.

No se pase por alto este comentario, pero esta actividad la realizan los 365 días del año, no sólo un día; aparte de su jornada laboral también le dedican un tiempo a su hogar, es decir la atención al esposo y los hijos, y a sus padres, y más, si están enfermos y/o los tienen a su lado viviendo con ellas.

Los antecedentes históricos nos marcan el año 1911 en que surge la primera convocatoria de tal magnitud, en los países europeos Alemania, Austria, Dinamarca y que de allí se extiende a Suiza y demás países.

La lucha internacional porque se reconociera a la mujer trabajadora, que marca los primeros pasos en busca de la equidad de género, llama la atención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Y es la ONU, que la asamblea del organismo internacional, en un documento registra la lucha de la participación de la mujer en busca de igualdad de oportunidades con el hombre, esto es, en la sociedad y en el desarrollo íntegro como persona, y decreta el día 8 de marzo del año 1977 (hace 34 años apenas), como el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Y LA PAZ INTERNACIONAL.

Citamos líneas arriba “apenas hace 34 años”, porque la mujer ha sostenido una lucha en los anales de la historia y muestra de ello registra datos del año 400 antes de Cristo, en los tiempos de la antigua Grecia, en la obra Lisístrata de Aristófanes, realiza una huelga sexual contra los hombres para poner fin a una guerra; o más cerca de nuestra era, en los tiempos de la Revolución Francesa en que las mujeres parisinas, marchando a Versalles pedían su derecho al voto, bajo el lema libertad, igualdad y fraternidad.

Así transcurrieron los años, hasta el siglo XVIII. Sería así que en el año 1800, muy cerca de la llegada del año 1900, la lucha social de la mujer comienza a tener éxito, y se puede decir ‘éxito’ porque la rebelión no es particular, sino es la suma de voluntades de mujeres de muchos países.

La mujer que trabajaba como obrera no ganaba igual que el hombre, su sueldo era muy bajo a diferencia del hombre; la mujer escala peldaños de beneficios sociales negados en su existencia pasada. Adquiere sus espacios a no ser más oprimida y tener sus propios espacios para desarrollar sus labores como prestadora de servicios.

Comienza a tener voz y voto; comienzan las mujeres a tener un mejor salario casi en igualdad del que percibían los hombres; para entonces ya se toman en cuenta sus denuncias ante los departamentos de impartición de justicia.

Es cuando la mujer en suma, comienza a manifestarse, se escuchan sus demandas y ya no son detenidas en sus marchas por el reclamo de mejores oportunidades; se organizan para crear sus propios talleres como artesanas; comienzan a tener su propio espacio; ya pueden decidir en ser madres de familia o no.

Inicia la liberación femenina; la libertad sexual, y con ello viene la planificación familiar que tantos problemas tuvo en su desarrollo cultural en nuestro México lindo y querido, porque hay que recordar que tuvo su etapa de controversia y se tuvieron que vencer muchas inercias en su momento.

En esta etapa, aún cuando la mujer ya tenía más derechos y garantías que antes, no dejó de ser criticada por el hombre, porque a las mujeres que buscaban la equidad de género, las tacharon de desviadas sexuales. Este ataque se generalizó enormemente por lo que esta actitud fortaleció la actitud de las mujeres que continuaron en su lucha convocando a más mujeres del mundo hasta que la ONU, tomó cartas en el asunto.

Por cuestiones políticas que ya son conocidas, la lucha que comenzara en Europa, es en Los Estados Unidos de Norteamérica, cuando un 28 de febrero del año 1909, se celebra por primera vez el Día de las Mujeres Socialistas, tras una declaración de ese partido.

Para el año 1910, la Conferencia Internacional de Mujeres Sociales, reunida en Copenhague, lugar del país europeo Dinamarca, con más de un centenar de mujeres que representaban a 17 países, aprueban el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, esto en el mes de agosto, y fue la alemana Luise Zietz quien apoyada por Clara Zetin presentaron la propuesta como una jornada de lucha por los derechos de las mujeres. Aquí el pronunciamiento es más claro: promover la igualdad de derechos incluyendo la participación del sufragio para las mujeres.

El 19 de marzo del año 1911, en los países europeos donde inició la lucha de la mujer a nivel internacional (Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza), se celebra, con la participación de más de un millón de personas, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, exigiendo en su manifestación-celebración el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos; derecho al trabajo, a la no discriminación laboral y la formación profesional (lograr ascensos en sus cargos laborales).

Seis días después, en Nueva York (Estados Unidos de Norteamérica), al interior de una fábrica de camisas ‘Triangle Shirtwaist’ en un incendio al interior mueren 146 mujeres y 71 más resultan gravemente heridas; la magnitud del caso obligó a la modificación de la legislación laboral en el país.

El incendio evidenció las condiciones en que se produjo el desastre y en la forma con todas las faltas de seguridad en que laboraban las mujeres. El caso fue un parte aguas en la historia de la lucha internacional de la mujer; la repercusión en la legislación laboral de los Estados Unidos y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer.

En la víspera de la Primera Guerra Mundial, en el año 1913, las mujeres rusas celebran su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero; para el siguiente año, el día 8 de marzo, en Alemania, Suecia y Rusia y el resto de Europa, el 8 de marzo para protestar contra la guerra las mujeres se solidarizan es así como se instituye el día oficial, el DÍA INTERNACIONAL DE MUJER.

Cuatro años después, las manifestaciones de la mujer alcanzan fuerte tono político y económico; las largas filas para obtener pan, tras el cierre de la fábrica de Petrogrado, donde más de 30 mil obreros quedaron en situación crítica, obligan al levantamiento popular que acaba con la monarquía pidiendo el final de la primera guerra mundial.

Habían muerto más de dos millones de soldados rusos; vino la primera etapa de hambre, la revuelta en la capital Petrogrado, actual San Petersburgo, donde la rebelión inicia con huelga y vino el cierre de la fábrica Putilov.

Este parte-aguas, nos trae a más de cinco décadas (1922-1975); Alexandra Kollontai (desde que fue nombrada Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública logra el voto para la mujer, y legaliza el aborto; consigue que el 8 de marzo fuera día de fiesta oficial en la Unión Soviética para la mujer (laborando); para mayo del 1965, logró que este día sea de fiesta para las mujeres con goce de día de descanso.

En China comienza a celebrarse en 1922, y en España en 1936.

Y así, en 1975 la ONU, comenzó a celebrar el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, el día 8 de marzo; dos años más tarde en diciembre de 1977, la ONU proclama el 8 de marzo como DÍA INTERNACIONAL POR LOS DERECHOS DE LA MUJER Y LA PAZ INTERNACIONAL.

El año pasado se celebró el CENTENARIO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, de allí que la ONU fortalezca los ideales para la IGUALDAD DE GÉNERO Y EL EMPODERAMIENTO DE LA MUJER, que hoy se conoce internacionalmente como ONU Mujeres.

La mujer hoy día tiene voz y voto, aunque en equidad de género sigue siendo una constante, cuando vemos las vejaciones que sufre y al llegar ante las cortes para las sanciones correspondientes retira su acusación, lo que debilita el trabajo de quienes ejercen la impartición de justicia.

Pero, aunque esa siga siendo una constante también hay que reconocer que la mujer hoy día está compitiendo, al menos en nuestro país por lograr escalar peldaños importantes; la presidencia de la República… tres mujeres destacan a nivel mundial como son Marisela Morales Ibáñez, procuradora general de la República; la secretaria de Estado Hillary Clinton, del vecino país al norte de México; la presidenta de Brasil, Dilma Roussef y la activista china, Mao Henfeng.

La lista de mujeres destacadas es interminable, y eso lo han logrado luchando contra toda adversidad persistente en nuestros días.

 Sobre esta entrega las fuentes son interminables y tendríamos que ir sobre los antecedentes históricos, por el momento pudimos rescatar parte de esta información con motivo de celebrar el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, donde los poderes gubernamentales les harán los correspondientes homenajes.

En las diferentes instituciones laborales “posiblemente” les den su día de descanso que no se hace en todos los países y en fin, sólo hoy es cuando se celebra, pero como decía al principio del artículo, la mujer trabaja los días de su vida desde que amanece hasta muy altas horas de la noche.

¡Felicidades!

Comentarios y sugerencias e-mail: absa_1962@hotmail.com y elpregondeltoxtlan@hotmail.com