La CEDH se va contra Jorge Winckler que ahora sí tiene los días contados

Gobernantes | Xalapa, Ver.— Al Fiscal Jorge Winckler se le está viniendo el mundo encima. De acuerdo con la Comisión Estatal de Derechos Humanos existen “elementos suficientes” para fincarle responsabilidades en casos de tortura. Mediante un comunicado la CEDH informó que entre los elementos de prueba que presenta dicha Comisión se encuentran informes realizados por la propia Fiscalía, entrevista con testigos y entrevistas a la víctima, además, especialistas externos realizaron al solicitante valoraciones físicas y psicológicas de acuerdo a estándares internacionales determinados por la ONU.

Señala además que “en la investigación acredita que durante las madrugadas de abril y mayo del 2018, Eduardo Coronel Gamboa, en aquel momento Fiscal Especializado para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas y actualmente se desempeña como Fiscal Regional en Xalapa, ingresó personalmente al penal de Pacho Viejo sin dejar constancia en los filtros de seguridad con la finalidad de fabricar pruebas mediante actos intencionados de sufrimiento, es decir, tortura”.

Ante estas evidencias, la Comisión extendió una recomendación a las autoridades correspondientes para “investigar a los servidores públicos señalados para determinar sus responsabilidades y aplicar las sanciones correspondientes de acuerdo a su participación debido a que la tortura es considerada como un delito grave por el derecho internacional”. Hasta ahí lo dice el comunicado en su parte sustantiva.

Como se recordará el 7 de febrero el Congreso local suspendió la sesión extraordinaria donde desaforarían al Fiscal porque no se alcanzaron los votos necesarios. Pero eso sólo prolongó su agonía. A principios de esta semana el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo sobre el tema que “proponía” a la Fiscalía General de la República, que se aplique la ley contra el Fiscal Winckler, con lo que le dio a éste un golpe que lo zarandeó. Y si y si a eso se agrega la petición de la CEDH, los días de Winckler como Fiscal General del Estado, ahora sí están contados.