Perfilando…Por: Iván Calderón Flores

Buganza y Héctor

Las cosas a Héctor Yunes Landa no le salieron como esperaba.

El senador especuló que con su informe y pre destape, las estrellas se les iban a alinear, y que todos, absolutamente todos, le rendirían pleitesía.

Pero no.

Fue todo lo contrario.

Yunes Landa con la cansada oración de “estoy listo”, misma que utilizara Alberto Silva Ramos en su inicio de campaña a la diputación federal allá en Tuxpan, Tomás Ruiz en Coatzacoalcos, ó incluso, el mismo gobernador en aquel 2009, sospechó que iba a convencer.

Esto, así no fue.

Lamentable.

No queda la menor duda que el de Soledad de Doblado sigue jugueteando con el doble discurso.   

Yunes Landa manosea todos los apoyos que puede obtener de la Prosperidad.

 Por otro lado, argumenta que habrá “vómito negro”, de llegar a ser gobernador.

Si, como no.

A “HectorYu” las cosas se le están complicando.

A pesar de endurecer sus declaraciones mediáticas, de su sobrado manejo publicitario, y de asegurar que “con su dinero puede hacer lo que él quiera”, sus cifras no más no levantan.

Los asesores, y el mismo congresista proyectaron que luego del 19 de julio los números y el ideario colectivo lo colocarían en la antesala de la gubernatura.

Hechos que está muy alejados de la realidad.

Sus bonos se fueron a la baja.

Mientras Héctor dispara balas de salva llenas de hipocresía argumentando que la corrupción, carreteras, y la disciplina financiera son temas que más preocupan a los veracruzanos, los mismos jarochos son quienes ya no le están creyendo a su acelerado senador.

Incluso el mismo Pepe Yunes mantiene más credibilidad que el propio choleno.

Es más, con todo y su cuestionada salida de la Secretaría de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón se encuentra ganando cada vez más terreno.

Buganza poco a poco se va posicionando, y no entre la clase política, si no entre los diferentes sectores de la sociedad quienes efectivamente lo están viendo como una opción natural para los dos años de gobierno.

Hay que decirlo, con o sin trato, y con o sin truco, Buganza Salmerón en poco tiempo ha emparejado los números.

Esto, sí será de atención.

Y es que la extraña composición de azul, pinto, colorado, y ahora candidato ciudadano están haciendo que Buganza se convierta en un tipo de cuidado.

El ex titular de SEGOB mantiene una clara cercanía con las bases del Acción Nacional que debilitan las intenciones de Miguel Ángel Yunes Linares.

Pero también, a su paso por la administración pública, Buganza logró atraer a ciertos grupos priistas quienes lo ubicando como un personaje neutro.

Gerardo, quién se dice “más bronco que el bronco” de primera cuenta aminorará al PAN, pero de seguir en esta línea, también se convertirá en un dolor de cabeza para los demás partidos políticos.

Quizás, esta vez los veracruzanos se vayan bajo la figura “ciudadana”.

Tal vez, Buganza resulte el “ganón”.

Pero este es sólo un supuesto.

Aún falta esperar.

A sus órdenes.