Por si Acaso por Carlos Jesús Rodríguez

NADIE SABE BAJO QUE CRITERIOS designan los partidos a sus candidatos a Senadores y Diputados plurinominales (sean Federales o Estatales), aunque, sin duda, confluyen intereses de grupo, proyectos a futuro, herencias de familia, complicidades o simple favoritismo, pero lo cierto es que esos legisladores ya no son útiles al País, y menos en tiempo de crisis como los que enfrenta México…

SE TRATA de los mismos rostros de siempre y, en algunos casos, de hijos o familiares cercanos a políticos encumbrados, como si los partidos no tuvieran más militantes para escoger, algunos con derechos suficientes para aspirar a esas diputaciones que, a decir verdad, ya deberían desaparecer por costosas e innecesarias…
PARA NADIE es secreto que hasta los noventas México experimentó un largo periodo de partido único, mientras que el resto de las naciones se democratizaban con exigencias pluralistas: el Presidente de la República emanaba del PRI, y en el Congreso de la Unión -Cámaras alta y baja- la mayoría de diputados y senadores eran, por consiguiente priístas…

POR ELLO las naciones que detentaban el poder económico pugnaban porque se estableciera en el País una verdadera democracia mexicana, lo que fue asumido como bandera por la izquierda que demandó el cumplimiento de esos planteamientos internacionales bajo la advertencia de que podrían cancelarse créditos urgentes que permitieran aliviar nuestra raquítica economía que ya, para entonces, estaba sujeta al petróleo…

LA POSTURA opositora al PRI era más que justificada: en el escenario político nacional no existía una sola fuerza política de oposición suficiente para la alternancia, ni siquiera para obtener escaños que permitieran el equilibrio de poderes…

HABLAR DE democracia plena, entendida esta como la participación pluripartidista en la integración de cámaras y con ella las reformas constitucionales; de proliferación de institutos políticos nacionales y locales, declaración de interés público de los partidos, establecer financiamientos públicos y el surgimiento de órganos ciudadanos como el IFE y Trife, consejos Estatales, tribunales electorales y todo eso era más que imposible…

HABÍA QUE demostrarle al mundo, más allá del costo político, social y económico que ello implicaba, que México se estaba democratizando y era digno de financiamiento internacional con la presencia numerosa e innecesaria de falsos representantes populares investidos bajo el cargo de diputados, senadores, regidores y síndicos de representación proporcional, que no son otra cosa que graciosas dádivas a partidos políticos en perjuicio del desarrollo social de la Nación…

FUE GRACIAS a ello que a la fecha cada partido tiene un porcentaje de legisladores similar al de votos que obtuvo en elecciones…

PERO ESO fue antes, cuando no había competencia electoral debido a la presencia de un partido único que avasallaba o, en el peor de los casos –como se dice en Jalisco-, si perdía, arrebataba, aunque ahora las condiciones son distintas…

EN MÉXICO, a partir de 1988, cuando Cuauhtémoc Cárdenas –abanderado por una alianza de partidos opositores al PRI- estuvo a punto de ganar la Presidencia a Carlos Salinas de Gortari, las condiciones cambiaron…

POR PRIMERA vez el Congreso de la Unión tuvo cierto equilibrio que impidió, a no ser por las alianzas subrepticias surgidas del interés, que se continuaran imponiendo consignas que atentaban, a ultranza, contra el bien común…

POR ELLO ahora, cuando la competencia se ha intensificado y tres partidos se disputan el poder con posibilidades de triunfo, la presencia de 200 diputados plurinominales en el Congreso de la Unión (y 20 en la Legislatura del Estado, por solo citar a Veracruz) ya no tienen razón de ser, sobre todo porque la cruel realidad es que los mexicanos son quienes pagan el alto costo de la simulación democrática que vive el País…

SI YA se vive una (presunta) democracia plena a partir del 2000 con la alternancia en el poder, y en el 2006, con la ratificación de ese cambio, uno se pregunta: ¿cuál es la razón para que los gobernados sigamos pagando el alto costo de la ahora innecesaria democracia fingida?…

VAN ALGUNOS datos: de acuerdo al Diario Oficial de la Federación, los legisladores perciben al mes 77 mil 888 pesos por concepto de dieta, 45 mil 786 para la asistencia legislativa y 28 mil 772 para actividades de gestión y atención ciudadana, lo que da un total de 152 mil 446 pesos entre percepciones y prestaciones, mientras que un trabajador común, secretarias –y hasta reporteros- solo ganan 3 mil pesos mensuales…

POR SUPUESTO que ese ingreso está exento de otras remuneraciones que les permiten a nuestros sufridos diputados ciertos negocios a la sombra del poder, de tal suerte que algunos, nos guste o no, llegan a obtener alrededor de 450 a 500 mil mensuales, sobre todo si alguna discreta nómina los favorece…

Y UN dato más: a todos esos beneficios se suma, de acuerdo al propio Diario Oficial de la Federación, prestaciones de salud, ya que los legisladores tienen un seguro de gastos médicos que equivale a 1 mil 500 salarios mínimos mensuales vigentes en el Distrito Federal…

TOMANDO EN cuenta que la Secretaría de Administración Tributaria estableció el salario de la zona en 53 pesos, cada diputado tiene 78 mil 885 pesos adicionales para atender sus necesidades en caso de accidente o enfermedad que requiera tratamiento médico, cirugía u hospitalización…

DE ACUERDO al “Manual de percepciones para los servidores públicos de mando y homólogos de la Cámara de Diputados”, el monto se incrementa si el percance sucede en el extranjero…

CURIOSO PERO cierto, legisladores tienen acceso, también, al ISSSTE, FOVISSSTE y al Sistema de Ahorro para el Retiro, significándoles esto último el 12 por ciento de la dieta brutal mensual…

ASI DE sufridos son los legisladores (entre ellos los 200 plurinominales), lo que debería alentar una reforma que desaparezca esas posiciones, de tal suerte que la Cámara Baja quede integrada por solo 300 diputados uninominales. Algo se ahorraría, sin duda….

POR ELLO las diputaciones y Senadurías plurinominales deben desaparecer, lo mismo que las jubilaciones estrafalarias que solo sangran al pueblo, sobre todo en Veracruz, donde los contrastes son evidentes…

BASTA MENCIONAR la inequidad que se da entre la jubilación de un Magistrado que se retira con un salario móvil de 70 mil pesos mensuales y la de un trabajador de intendencia que lo hace con menos de 1 mil 500 pesos quincenales, situación que afecta a la economía del Estado…

LA PROPIA Noemí Quirasco, Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos percibe ya una pensión como jubilada, lo que aunado a su salario al frente de esa instancia da por resultado un ingreso muy alto…

QUIRASCO HERNÁNDEZ debería recibir, tan solo, la pensión que le otorgan, y dejar la CEDH a otras personas ya que resulta inequitativo lo que está ocurriendo…

AHORA QUE el asunto de los magistrados no tendría mayor trascendencia a no ser por un motivo: el sueldo base de un funcionario de ese nivel es de 35 mil pesos en nómina, mientras que la compensación es de 45 mil; y aunque debería jubilarse con el primero, engañosamente lo hace con ambas percepciones, aun cuando la segunda no es gravada por el fisco…

HAY OTROS detalles como la movilidad de las pensiones que, anualmente van en incremento, en tanto los activos del IPE se mantienen estáticos provocando un desfasamiento entre los que se pensionan –al cumplir la edad promedio- y los recursos con que cuenta el Estado para satisfacer esa demanda…

PARALELAMENTE, LA corrupción que sigue prevaleciendo entre sindicatos, autoridades del Instituto e instancias del Gobierno del Estado hace improductivas a las empresas propiedad de ese instituto, entre otras hoteles, estacionamientos y otros que deberían ser garantía para cumplir los requerimientos del retiro…

POR ELLO resulta incomprensible como es que a los Magistrados se les permite jubilarse tomando como parámetro el sueldo redondeado –incluida la compensación que suele ser hasta dos veces la remuneración en nómina- y no el salario base que, en realidad, no supera los 25 mil pesos mensuales…

ESA INEQUIDAD -que mayoritariamente no es gravada- eleva, desmesuradamente la partida que el IPE destina para el pago de pensiones…

PARA VARIAR, la pensión de hasta 70 y 75 mil pesos mensuales se eleva, anualmente, mientras los activos que permiten el pago de esa remuneración se devalúan, a tal grado que el Gobierno debe subsidiar anualmente hasta con 1 mil 200 millones de pesos al instituto, recursos que son utilizados en detrimento de la sociedad que paga impuestos y no, precisamente, para mantener ex burócratas en el retiro…
UN DATO necesario: actualmente, de acuerdo a las estadísticas en nuestro poder, hay en Veracruz poco mas de 17 mil jubilados que implican algo así como 1 mil 300 millones de pesos anuales, suma que podría rebasar los 2 mil millones para finales de este año cuando otros 10 mil trabajadores entren en proceso de jubilación…

POR LO pronto este año el Gobierno del Estado aportará cerca de 1 mil 500 millones de pesos para compensar las jubilaciones, aunque para el 2010, con los nuevos pensionados, ni cuotas ni subsidios serán suficientes para hacer frente al problema, y menos cuando los activos de la institución lejos de ser redituables van a la baja…

ALGO, SIN duda se tiene que hacer, ya que la economía del Estado se encuentra en grave crisis…
Opina carjesus30@hotmail.com