Protegida en anterior y actual rectoría de la UV, ejerce claros actos de corrupción, impunidad y tráfico de influencias

*** Directora de Control de Bienes Muebles e Inmuebles, Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso fue protegida por  el exsecretario administrativo Salvador Francisco Tapia Spinoso y ahora, por la nueva titular Lizbeth Margarita Viveros Cancino.

 

Sabrá el rector de la Universidad Veracruzana Martín Aguilar Sánchez sobre los actos de corrupción e impunidad realizados por sus colaboradores, colocando a la institución en una cloaca de delincuentes y desprestigiar a la máxima casa de estudios, sólo por el simple hecho de que Aguilar Sánchez no tiene liderazgo y  permite que viejos funcionarios académicos sigan haciendo dinero a costa de la UV.

Un caso vergonzoso es nuevamente, haber designado como  directora de Control de Bienes Muebles e Inmuebles a Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso, quien hace lo que quiere en la Dirección, sin que nadie le ponga un alto. Recordemos haber sido protegida por el exfuncionario Salvador Francisco Tapia Spinoso,  quien fue secretario de Administración y Finanzas en la Universidad Veracruzana, así como candidato a Rector, el mismo, que  mantiene a Xóchitl Elvira Sangabriel en la  Dirección  a cambio de que antes de dejar la Secretaría de Administración y Finanzas,  Tapia Spinoso le crea dos jefaturas en la Dirección para imponer a sus recomendados Luis Fuentes García y Alejandra Djahel Hernández López, quienes actúan con tanta prepotencia y avalados por su directora, Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso.

Y la creación de estas jefaturas son el colmo, como si la Universidad Veracruzana tuviera tanto presupuesto para solventar estos gastos, siendo estos  innecesarios.

Al rector Martín Gerardo Aguilar Sánchez no lo mantienen informado de lo que pasa en esa Dirección, tampoco de todas las anomalías, atropellos, falta de respeto, vulnerando los derechos laborales del personal que ahí labora por parte de la directora Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso. Los mismos trabajadores aseguran omitirse el Código de ética  que rige a la UV y  no lo denuncian  por temor a represalias como ha sucedido con algunos empleados que ya no se encuentran laborando en la Dirección. Es cómico recordar que a esto lo llama “Austeridad Financiera” el  propio Martín Aguilar.

Y le vamos a recordar más casos al actual rector de la UV. Existe un almacén también llamado “La Cueva de Alí Baba y sus 40 ladrones” el mismo, se localiza en la calle de Ángela Peralta número 35, en la Colonia José Cardel, donde se guarda material en desuso que puede ser donado a las escuelas de nivel básico, mismas, carecen del mobiliario y equipo, estando  en buenas condiciones de uso y éste es vendido al mejor postor. Increíble inteligentes lectoras y lectores que  la recuperación de la “venta” de este material y equipo no alcanza ni para sufragar los gastos  en el pago de renta, servicios de agua, luz, teléfono e Internet, así como para los sueldos del personal que ahí se encuentra, pero sí se les paga sueldo, compensación y tiempo extra a empleados incondicionales de la Directora Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso.

Ahora se le llama a la Dirección de Control de Bienes Muebles e Inmuebles como “Agencia de Colocaciones y Bolsa de Trabajo Familiar de la Universidad Veracruzana”. La directora es una persona nefasta y goza de impunidad por donde se le vea.

Por todo esto, se lanza un SOS para que se investigue a la Directora Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso y comprobarse  que no actúa con transparencia e impone nepotismo, cuando lleva en el cargo 9 años y meses en la Dirección.

Y nos comentan los trabajadores de la UV: “Señor rector Martín Gerardo Aguilar Sánchez, otra funcionaria corrupta más en su Administración ya no queremos. Hay que fajarse los pantalones y poner orden, designando a funcionarios de oficio, trabajo y conducta intachable, no a improvisados que sólo vienen a servirse del presupuesto y no vienen a servir a la Universidad Veracruzana, como lo hace la directora actual Xóchitl Elvira Sangabriel Alonso”.

Increíble, hay tanto material humano que reúnen estas cualidades y la actual secretaria de Administración y Finanzas, Lizbeth Margarita Viveros Cancino se aferra a seguir tolerando y  propiciando la corrupción  en nuestra Alma Mater.