RINCÓN LÍRICO

19 DE JUNIO DE 2011 DIA DEL PADRE

“A MI PADRE”

Padre, aún me acuerdo claramente
cuando de la mano me llevabas
a transitar, precisamente
por los empedrados de La Fragua.

No me olvido que mediste
la vida entera, todo tu amor;
tal vez, rudo conmigo fuiste
pero dentro de ello, hubo calor.

Mi infancia la viví contigo
y a pesar de tu ignorancia,
donde sea, siempre lo digo
nos guiaste sin elegancias.

Reflexiones, refranes, décimas, y dichos
me los labraste a tu agreste modo;
por eso, siempre te guardo en mi nicho
al enseñarnos a luchar de cualquier modo.

Dijiste que la LIBERTAD sus condiciones tiene,
que el RESPETO es el valor más alto,
que con la LEALTAD tu ideal sostienes
conservando la prudencia y el recato.

Contigo aprendí a cursar mis fuerzas
en tu labor áspera y colosal,
y siempre me decías con firmeza
¡QUE NO HAY NADA QUE NO SE PUEDA LOGRAR!

¿CÓMO QUE NO SE PUEDE HACER?
era tu expresión tan peculiar
y yo tenía que ver
como lo tenía que lograr.

A veces te veía cansado, mi “NEGRO”,
fustigado por el peso del trabajo;
por eso, yo siempre me alegro
que Dios, a través de tí, me trajo.

De frente amplia y tez morena,
tu silbido era ya muy famoso;
inculcándome que nadie me enajene,
portando en alto lo digno y decoroso.

Como tú, hay muchos Padres
que son ejemplo de constancias,
sus esfuerzos brindan con ansias
para que sus hijos obtengan relevancia.

Decía Doña Minerva Vásquez de Turrent
que yo soy tu autentico retrato;
ella, te conoció muy bien
y por eso brinda ese relato.

Del 89; martes 13 de junio
con el sol a media altura
te separaste de este terruño
habiendo cumplido con bravura.
Cuando muera el día, Padre, recuerda
que hay alguien quien piensa en tí;
cuando me haya ido, también recuerda:
que hubo alguien parecido a Tí.

¡GRACIAS PADRE, POR SER MI PADRE!
CUANDO ESTO ESCRIBO MI LLANTO SE ABRE,
POR LOS PÓMULOS MIS LÁGRIMAS DESCIENDEN
Y EN MI MENTE, UNA ORACIÓN PARA TI ASCIENDE.

El autor:
Profr. José Domínguez Martínez
San Andrés Tuxtla, Ver., a 19 de junio del 2011