“Rompe Plato” la flor alucinógena para la adivinación

  • Esta extraordinaria semilla la han usado por muchísimos años los grupos indígenas habitantes del centro y sur de México

OCTAVIO PONCE CADENA |SANTIAGO TUXTLA, VER.El día de ayer nuestro amigo el etnógrafo y costumbrista, Clemente Campos Carvajal, nos invitó a conocer en  Santiago Tuxtla en el paraje conocido como: Quince Letras, el Lugar de montículos de ritual prehispánico conocido como: “Loma Sagrada”, lugar místico y bioenergético, prueba de ello es que en este lugar se encuentra la planta sagrada para adivinación, misticismo y utilizada para encontrar cosas, objetos y personas perdidas, la planta alucinógena y sagrada: Ololiuqui y/o rompeplato, llamada también, la flor y semillas de la Virgen.

Turbina corymbosa- Ololiuqui – Rompe-plato

Planta

Descripción

El xtabentún, coaxihuitl, coatl xoxouhqui, bado, ololiuqui. Rompe Plato. Es una enredadera grande y leñosa de la familia de las convolvuláceas. Tiene flores vistosas en forma de campana. Es nativa de América, donde crece en selvas tropicales húmedas y secas desde el sur de México a Argentina.

Nombre científico: Turbina corymbosa

Categoría: Especie

Orden: Solanales

Clasificación superior: Turbina

Especie: Turbina corymbosa; (L.) Raf.

Familia: Convolvulaceae

Las Semillas de la Virgen: Ololiuhqui- rompeplato

Badoh, Chinantecos, Gloria de la mañana, Morning Glory, Ololihuqui, Semillas, Semillas de virgen, Visionarios

Conocido en gran parte del país, el ololiuhqui es un enteógeno que se prepara con una pequeña semilla de color oscuro que crece en suroeste de México, ésta se extrae de dos plantas, una conocida como badoh o cóatl xoxohuqui —término prehispánico— que se traduce literalmente del náhuatl al español como “serpiente azul celeste”, el alcaloide que contiene esta semilla es el conocido ácido lisérgico (LSA), sus efectos son muy parecidos a los del LSD, ya que ambos provienen de la misma familia. Esta extraordinaria semilla la han usado por muchísimos años los grupos indígenas habitantes del centro y sur de México, sin duda alguna esta semilla constituye un enteógeno de los más utilizados en el mundo indígena actual. Bernardino de Sahagún, registró su uso y efectos en los indígenas mexicas, el cual data del siglo XVI.

En la actualidad, los mazatecos y principalmente los habitantes de la chinantla —chinantecos— utilizan estas semillas para realizar ritos de adivinación principalmente cuando hay alguna cosa perdida, supuestamente el Dios que reside dentro de la semilla les ayuda a encontrar lo que está perdido, así nos damos cuenta que frecuentemente las experiencias sostenidas con el ololihuqui llegan a ser tremendos viajes hacia el exterior, acompañados de visiones nítidas y regularmente agradables con cierta sensación de pesadez y aletargamiento, un viaje puede convertirse en la excursión cumbre de nuestra vida, explorando mundos distintos a los cuales seguramente será imposible acceder con otro tipo de enteógeno.