Ruleta Tuxtleca, Por: Ángel Bravo Martínez

“¡Mátenlos en caliente!” ¿Yunes Linares…?
Gabelo-Yazmín; la mancuerna diabólica

                Lo que debería haber sido una fiesta cívica política de la transición de los poderes municipales del 2004-2007, en San Andrés Tuxtla, cabecera electoral federal y local, se convirtió en toda una tragedia.

                El corazón del municipio, productor de tabaco en gran escala y reconocido a nivel mundial en ese entonces, se convirtió en un campo de batalla, cientos de perredistas armados con piedras y palos pretendían impedir la toma de posesión del alcalde electo Enrique Huber Fonseca, alegando fraude electoral, ¡¡”voto por voto, casilla por casilla”!!, ¡¡”no a la imposición”!!, ¡¡Huber no, Tenorio sí!!, haciendo alusión a su candidato Manuel Tenorio Ojeda, que en paz descanse, eran los gritos de las huestes del perredismo combativo ya ido.

                En medio de gritos, empujones, una lluvia de piedras y decenas de descalabrados por los toletazos propinados entre campesinos y elementos de seguridad pública “armados hasta los dientes”, la comitiva, familiares, amigos y simpatizantes del ungido alcalde Enrique Huber, se abrió paso entre la muchedumbre para arribar a palacio y trasladarse a la sala de cabildos para la respectiva ceremonia de toma de protesta.

                El asunto se salió de control, hubo varios basucazos de gases lacrimógenos y fuertes detonaciones de las armas de alto calibre que impactaron directamente en la humanidad de decenas de protestantes y representantes de los medios masivos de comunicación, el edificio público también fue acribillado con piedras, bombas molotov y varios disparos que desde el kiosco del parque central, líderes de las huestes perredistas también hicieron.

                El en el interior de palacio, frente a él, en el zócalo y calles adyacentes al centro de la ciudad todo era pánico, caos, zozobra, incertidumbre, gritos de rabia e impotencia y también de dolor se dejaron escuchar, los elementos policíacos atrincherados en el edificio público comandados en ese entonces por Antonio Vázquez (a) el Diablo, habían recibido la orden directamente desde palacio de Gobierno de Patricio Chirinos Calero, ¡¡repliéguenlos a como de lugar!!, ¡¡mátenlos en caliente!!.

                La sangre había llegado al río!; Miguel Ángel Yunes Linares, era el poderoso Secretario de Gobierno.

                Faustino Toto Brambilla, miembro activo del PRD, ex regidor del Ayuntamiento y ex líder de ese organismo, recuerda que era impresionante ver como en medio de una nube de gas lacrimógeno, los policías persiguieron a enfurecidos perredistas a quienes los golpearon salvajemente, a unos, a toletazos y cachazos y a otros les dispararon directamente a su humanidad.

                “En  esta represión a todas luces maquiavélica en contra de cientos de campesinos, entre ellos mujeres, que estábamos pugnando por una transparencia electoral, por parte del entonces Secretario de Gobierno Miguel Ángel Yunes, nuestro compañero de lucha  Marcelino Ceba Catemaxca, fue asesinado cobardemente, le dieron un disparo por la espalda y pese a que luchamos con todo para que se nos hiciera justicia, está nunca llegó y solamente por parte del Ayuntamiento del mismo Enrique Huber, sus familiares recibieron migajas, en ese entonces, de ese Gobierno estatal solamente recibimos represión, tras represión; “Tino Toto” se pregunta ¿crees ahora que estos campesinos de éste corredor de Los Tuxtlas van a votar por los candidatos del PAN”?.

                Entre los lesionados de esa salvaje agresión, también tocamos parte algunos representantes de los medios de comunicación, pues completamente enloquecidos los “guardianes del orden” no distinguieron a nadie y así entre ellos estaba la aguerrida y combativa corresponsal del desparecido periódico “Sur” “El Periódico de Veracruz” Martha Patricia Castro Arredondo, Guillermo Málaga Pucheta y otros tres profesionales de la lente, corresponsales de medios que escapan a mi memoria, el resto que cubrían el evento solamente nos intoxicamos por el gas lacrimógeno. 

                ¿Ironías de la vida?. No, para nada, es una clara muestra de la ambición desmedida, el poder por el poder a costa de lo que sea, cueste lo que cueste; vamos, hasta perder la dignidad, los principios y valores.

                Hace no mucho, Yazmín de Los Ángeles Copete Zapot, ex regidora, ex diputada local, ex alcaldesa y ex candidata a diputada federal por Los Tuxtlas frustrada en dos ocasiones, gritó a los cuatro vientos que metería a la cárcel a Gabriel Arnau Oliveros y Camarilla, por que se había robado los dineros del pueblo, siendo presidente municipal.

                La misma dama del lunar blanco, melena abultada y de enaguas hasta las rodillas, que buscó inútilmente ser la dirigente estatal del PRD, también dijo a los diversos medios de comunicación que Gabriel Arnau había sido el autor intelectual de la emboscada y asesinato del ex agente municipal de San Antonio de la Huerta, una y otra ves, cada que tenía oportunidad lo decía en los noticieros, Gabelo, para ella, era un asesino.

                Hoy, sin empacho alguno va y le levanta la mano en una clara muestra de que su partido, el Sol Azteca, se ha unido a su proyecto con miras a la alcaldía y todo por que quiere incrustar en la próxima administración a su hijo Julio César Vázquez Copete.

                Cuentan, quienes saben del escabroso y bochornoso tema que Raúl Sosa, a quien también le dio la estafeta del PRD, simple y llanamente se negó a aceptar “caprichitos” de la oriunda de Tres Zapotes y que por eso se fue a los brazos de a quien mas odiaba por que “a ese sí lo baila bonito”, que cinismo, que desfachatez. Los alacranes se han unido. Para vergüenzas no gana uno. Comentarios, sugerencias y reproches al correo electrónico bravomtz@hotmail.com o a los números 294-112-22-68 y al 294-115-59-08, estoy a sus respetables ordenes.