Ruleta Tuxtleca, Por: Ángel Bravo Martínez

¡¡De reversa papi, de reversa!! 
María Elena por el PAN
Van contra Consuelo

 Aquí se lo advertimos puntual y cabalmente y qué bueno que a tiempo el hombre rectificó; no era para menos, se dio cuenta de que la política está prostituida y amafiada y que representaba un barril sin fondo y que por muchos ceros a la derecha que tuviera su abultada cuenta económica no alcanzaría para saciar la pedidera económica y de recursos que todos los ‘operadores cercanos’  le hacían a cada rato; según ellos, para artillar criterios y conciencias de los que menos tienen, cuando ocurría todo lo contrario; es decir, los dineros entregados generosamente por el bien intencionado y empresario exitoso Silvano Torres Xolio para los hombres del campo, les abultaba cada día la cartera propia.

“Dinero mata carita”, suele decir el refrán y eso lo supo muy bien el “guía moral” de los campesinos quien lo supo aprovechar al máximo, al grado de que se creó la organización “Unidos por el Progreso de Los Tuxtlas”, en las que él es líder.

Aquí señalamos que tarde que temprano, Silvano Torres, se daría cuenta de que estaba sentado en un nido de alacranes y buitres que suelen vivir siempre de las ‘chuletas políticas’, económicas, edilicias y administrativas y que solamente sería utilizado para sus perversos fines.

También le advertimos que muchos de sus principales ‘operadores, arribistas y oportunistas al proyecto de la presidencia municipal’, plenamente identificados por él, locos de contentos se frotaban las manos atesorando un cargo edilicio y público para la próxima administración, sin que les costara un solo peso, pues ‘el hombre cheque’ daría todo en su, ahora, frustrada campaña política.

Fueron casi cuatro meses en las que a Silvano Torres se le vio entusiasta intercambiando impresiones y expresiones con diversos actores de la vida política del Estado, Dante Delgado, Héctor Yunes Landa, Miguel Ángel Yunes Linares y otros muchos más, su sana y legítima aspiración le hacía saber que para contender a la alcaldía tenía que contar con el apoyo y respaldo de un Instituto Político y fue por eso que llegó a afiliarse al partido Acción Nacional, pero tarde, muy tarde se dio cuenta de que los partidos políticos están secuestrados y que ya tienen dueño.

Es la mafia de las mafias, el juego perverso de intereses cruzados desde las altas esferas gubernamentales, en las que solamente los ‘privilegiados’ tienen derecho a ser escogidos y acogidos como unos auténticos dioses, amos y señores de la voluntad de los votantes y de los partidos políticos.

Fue así que todo ojeroso, chipujo, cansado y sin ilusiones, se le escuchó expresar de viva voz a José Guadalupe Mínquiz Jara, presidente de la asociación civil ‘Unidos por el Progreso de Los Tuxtlas’ y dirigente campesino, que finalmente el buen Silvano Torres Xolio  se retiraba de la contienda por la candidatura del PAN a la presidencia municipal por San Andrés Tuxtla, para darle la oportunidad a María Elena Torres Hernández, suplente del diputado federal Fernando Santamaría Prieto.

 La química también habrá de percatarse en su oportunidad que su partido Acción Nacional no representa nada en San Andrés Tuxtla, y lo peor es porque ella no cuenta con ningún capital político ni está en el ánimo de la gente aun y cuando el propio Miguel Ángel Yunes Linares, aspirante a la gubernatura de Veracruz, del que se ufana le une una fuerte y estrecha amistad, la lleve de la mano en la contienda. Es simple, en las urnas la van a hacer trizas.

No por nada Silvano Torres, realizó una encuesta particular y en los resultados vio que estaba por debajo de Rafael Fararoni Mortera, aspirante del PRI a la alcaldía, ya que él, pese a toda la publicidad que se le hizo en los medios y los intensos recorridos por las comunidades, colonias y barrios, repartiendo recursos a diestra y siniestra, simple y llanamente era un perfecto desconocido.

Aunque tendremos que esperar, por que recuerden que los del PRD están en la lona, no cuentan con candidato y es muy probable que le hagan la ‘atenta y cordial invitación’ al altruista Silvano Torres.

 ¿Tercia de ases contra Consuelo?

Aun y cuando él mismo ha reconocido públicamente que desde hace muchos años se desterró de su terruño Santiago Tuxtla por cuestiones laborales y de profesión, para nadie es desconocido que sí aspira a la alcaldía y lo hará bajo las siglas de Acción Nacional, partido político atesorado por el luchador social y siempre bien recordado “Chucho” Díaz, que en paz descanse; para lograrlo, está trabajando fuertemente y abriendo brecha a lo largo y ancho del colonial municipio haciendo acuerdos, extendiendo compromisos y los respectivos amarres.

En las últimas semanas ha dialogado con muchos actores de la vida política, social, empresarial, comercial y productiva, pero más que nada con los principales, dizque, ‘líderes’ de Convergencia, PRD, PT y uno que otro de afiliación priísta que le traen ‘hambre’ al vecino de la Col. El Jardín, Nemesio Domínguez.

Pretende hacer un cerco político para tumbar de su caballo a María del Consuelo Rodríguez Robles, sería el principal proyecto, para eso tendría que contar con una solida unidad entre Jazmín de los Ángeles Copete Zapot, Gabriel Arnau Oliveros, Ricardo Díaz González y otros más, solo que Raúl Sosa, visionara que ellos quieren ser ‘cabeza de León y no cola de Ratón’.

Una cosa es cierta, Nemesio Domínguez y Consuelo Rodríguez cuentan con artillería pesada y sí están plenamente identificados por el pueblo, los tuxtlecos saben a la perfección que son gente de trabajo y de entrega total a las clases más marginadas, tengan o no tengan una responsabilidad administrativa, no se puede hacer verano con una golondrina, solo que un Ángel halado con su espada flamígera surque los campos y abrace las  causas justas de los desvalidos, haciendo una verdadera revolución electoral, de principios y conciencias a fin de que los habitantes permitan que sus oídos, les abran los ojos. Al tiempo…

Comentarios, sugerencias y reproches al correo electrónico bravomtz@hotmail.com o a los números 294-112-22-68 y 294-115-59-08, estoy a sus respetables ordenes.