San Cuitláhuac

Pronto, “antes de que el gallito cante 3 veces”, el góber jarocho de la 4T será beatificado. Entraría “al reino de los cielos” como San Cuitláhuac. Y es que está haciendo milagros.

El último constituye un milagrazo nunca esperado. Con la detención de tres, más que políticos presos, de presos políticos (Rogelio Franco, Gregorio Gómez (Tihuatlán) y Nicolás Ruiz (Minatitlán)), el góber ha logrado unir a los panistas, priistas y perredistas.

Incluso, por un lado, entre ellos mismos, hacia el interior de las tribus partidistas, y segundo, y por añadidura, entre las tribus de cada partido.

El milagro más intenso y volcánico ha sido entre los panistas. Los Yunes azules, los Joaquín Guzmán Avilés, los Julen Rementería, los Enrique Cambranis, los Germán Yescas, los Víctor Serralde y los Tito Delfín azules, más empalmados que nunca.

Es más, como nunca, jamás lo imaginaron pues en los días y noches huracanadas pensaban que entre ellos se daría “un choque de trenes”.

Es más, según las versiones releían la novela de Morris West, El arlequín, donde queda mostrado que los grandes imperios y emporios son destrozados desde adentro y buscaban con lupa alguna estrategia para evitarlo.

Y de pronto, ¡zas!, el milagroso góber jarocho de la 4T.

Por aquí la Fiscalía General (“Aquí mando yo”) detuvo al primero y al segundo y al tercer militante opositor, además, con rudeza innecesaria y de manera burda, violentando la ley, las tribus opositoras olvidaron los roces, los pleitos, las diferencias, y han terminado “en un solo haz de voluntades”.

Así, han redescubierto que existen más, muchas más razones de peso y con peso para empujar juntos la carreta que con el fuego amigo.

¡Milagrazo, pues, de San Cuitláhuac!

Más, mucho más ahora cuando el panista Miguel Ángel Yunes Márquez advirtió que el gobierno de Veracruz va por él, además de que José de Jesús Mancha, candidato del PAN a la alcaldía de Tuxpan, está en la mira, basados en aquella denuncia del ORFIS de contratos por dedazo por casi mil millones de pesos en la yunicidad.

Por eso, “tirios y troyanos” del PAN, PRD y PRI han dejado a un lado sus roces y refundirse entre ellos mismos para mirar el futuro mediato e inmediato.

Juntos, entonces, buscando acuerdos. Pero más aún, ofensivas y contraofensivas para enfrentar al enemigo, adversario, común, como significan las tribus guinda y marrón.

El idilio, resucitado, pues.

Nada fácil será que al ratito, los Yunes Linares y Márquez y los Guzmán Avilés y sus 5 Lobitos (Delfín, Serralde, Yescas, Cambranis y Julen) tomen cafecito en público dándose, más que el abrazo de Acatempan, el abrazo del 2024, vaya.

BEATIFICADO EN EL ALTAR PATRIO

Bien proclama el viejito del pueblo. El enemigo, el adversario, el opositor, está afuera.

Y aun cuando muchos roces se habían dado como suelen concitarse en todos los grupos humanos y partidos políticos, incluso, a nivel familiar, San Cuitláhuac logró volver a su cauce la relación civilizada en los partidos de oposición.

Podrá, entonces, la 4T seguir encarcelando a uno que otro aspirante o candidato a diputado local y federal y a presidente municipal acusados, digamos, de viejos delitos, que de aquí para adelante, por cada manotazo asestado fuera de la bacinica, la oposición se integrará más, mucho más.

Se trata del milagro político y social, incluso, biológico y sicológico, más grande en la historia del Golfo de México.

Y si López Obrador bendijo y vitoreó a su góber jarocho (“Es mi orgullo”), Cuitláhuac solito, con méritos propios, ofreció razones poderosas para su beatificación en el altar patrio laico.

Nunca se imaginó una reconciliación entre Yunes Linares y Julen Rementería, entre Víctor Serralde y Yunes, entre Joaquín Guzmán y Miguel Ángel Yunes padre, entre Marlon Ramírez, Carolina Gudiño y Raúl Díaz Diez, por ejemplo.

San Cuitláhuac, el tejedor de milagros.

Nadie dudaría de que gracias a San Cuitláhuac, PAN, PRD y PRD trascenderán el 6 de junio del año 2021 y llegarán, más que en un amasiato común, con un maridaje sólido, firme, indestructible, al año 2024, para lanzar candidato común a la gubernatura.

Y si para entonces alguno de los 4 partidos políticos recién aprobados por el OPLE, Organismo Público Local Electoral, sobrevive, entonces quizá incorporados al triunvirato.

¡Te queremos, San Cuitláhuac, te queremos!

Es usted milagroso.

¡Siga así!

Buen karma. Súper buena vibra. Bendiciones mil.

Elegidos de MORENA

  • Van por alcaldías
  • Chile, dulce y manteca

ESCALERAS: MORENA definió candidatos a presidentes municipales. En 5 demarcaciones, por ejemplo, recayó en expriistas, expanistas y experredistas. Otros, hijo de “La tómbola”. Uno solo, Amado de Jesús Cruz Malpica, Coatzacoalcos, de la izquierda pura. Incluso, el militante más antiguo de la izquierda en Veracruz.

Todos cumplirán la orden superior: vender la esperanza de la 4T.

Pero…solo en unos, la garantía de su pasado político, gente que ha merecido el respeto comunitario por su integridad, trayectoria y experiencia.

PASAMANOS: En Coatzacoalcos, Cruz Malpica significa un plus fuera de serie. Académico en la Universidad Veracruzana con más de veinte años de antigüedad arrastrando el lápiz en el salón de clases.

En su despacho jurídico, prestigiado porque suele defender las causas “difíciles y desesperadas” de los jodidos y con todo y ganar, ningún cobro.

Toda su vida, en la izquierda. Por ejemplo, desde cuando Heberto Castillo fuera candidato de la izquierda a gobernador de Veracruz y López Obrador el coordinador general de la campaña.

Tiempo cuando, además, estuvo con Cuauhtémoc Cárdenas, y cuando pasando López Obrador por Coatzacoalcos procedente de Villahermosa camino a la Ciudad de México en marchas de indígenas y campesinos, ahí estaba, en la operación política y social.

Bastaría recordar que en caminatas así un líder, como López Obrador, ha de ocuparse de alimentar a todos y buscar cobijo para dormir y descansar y asearse.

CORREDORES: En Minatitlán, la candidata a la alcaldía es Carmen Medel, diputada federal por el método democrático de “La tómbola”.

Ahora, cuando buscó el siguiente cargo público se anotó para la reelección en el Congreso de la Unión, diputada local y la presidencia municipal, y así, con tanta ambición política y desmedida, MORENA la aceptó.

BALCONES: En el puerto de Veracruz el candidato es Ricardo Exsome. Diputado federal que ganara en las urnas, perdió en la contienda municipal ante el panista Fernando Yunes Márquez.

Ahora, va de nuevo. Ya se sabía. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, lo destapó en su momento como “un cuadrazo”, dijo, de igual manera como también bendijo en público a Cruz Malpica.

Suertudo además que la vida es con él, Exsome Zapata tenía, además, la invitación de su condiscípula en el Tec de Monterrey, Tatiana Clouthier, compañera en el Congreso federal, para la subsecretaría de Economía.

PASILLOS: En Xalapa, el candidato de MORENA a la alcaldía, otra vez, es Ricardo Ahued Bardahuil, expriista, tiempo cuando fue alcalde y diputado local y federal.

Y cuando quiso la candidatura al Senado camino a la gubernatura y se la negaron, renunció al PRI y en automático fue arropado por el partido guinda.

En la encuesta derrotó a Juan Vergel Pacheco, toda su vida militante de la izquierda. Ex presidente del CDE del PRD, ex diputado local y ex director de Gobernación en el Ayuntamiento de Xalapa.

VENTANAS: En Tuxpan, va otro ex priista, ahora, de MORENA, qué caray. José Manuel Pozos Castro, diputado local con licencia.

Expanista y experredista, su fuerza partidista se calibra por lo siguiente: como diputado local impuso a uno de sus hijos como subsecretario de Finanzas y Planeación, palabras mayores.

Tanta que ahora se quedó con la candidatura de MORENA a la alcaldía donde enfrentará al panista José de Jesús Mancha, ex presidente del CDE del PAN, y cuya esposa es diputada local en funciones. En su tiempo como líder panista integró compañía constructora y en la yunicidad le dieron obra pública por casi mil millones de pesos según documentara el ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior.