Santos Laguna y Siboldi, del título al rompimiento en 2018

 

XEU | DEPORTES.- Luego de haber dirigido pocos partidos a su llegada a Santos Laguna en el torneo Apertura 2017, el técnico Robert Dante Siboldi hizo campeón a Santos Laguna en el Clausura 2018, para dejarlo en el Apertura 2018 por problemas internos.

Siboldi se hizo cargo del equipo en calidad de interino luego de la sorpresiva salida de José Manuel de la Torre y comenzó a dirigir en la fecha 10 con el equipo en el lugar 15 de la tabla general, con solo ocho puntos, por un triunfo, cinco empates y tres derrotas.

Sin mucho qué presumir en ese inicio de su era al frente del cuadro lagunero, Siboldi y sus Guerreros quedaron fuera de toda posibilidad de Liguilla al empatar 2-2 en su visita a Pimas de la UNAM, en duelo de la fecha 16 de dicho certamen.

Sin embargo, para el Clausura 2018 y con todo para armar un buen equipo, Santos realizó un buen torneo que le dio la satisfacción de conseguir el título con el timonel y exjugador de origen uruguayo, además de contar con el campeón de goleo, el caboverdiano Djaniny Tavares, con 14 dianas.

Todo era miel sobre hojuelas tanto para el timonel como para el grupo que se había levantado de una serie de problemas en el torneo anterior para conseguir la sexta corona bajo el mando de Siboldi. Luego vinieron los problemas y todo se derrumbó.

Con las mejores expectativas de conseguir el bicampeonato en el Apertura 2018, estratega y equipo comenzaron a ilusionar a la afición lagunera con esa posibilidad a pesar del inicio que tuvieron, para luego recomponer el camino.

Todo marchaba sobre ruedas en las primeras jornadas del torneo con unos buenos resultados para el equipo que, con la inercia que traía del certamen que consiguió la “sexta”, parecía que se enfilaba a hacer historia.

Sin embargo, las cosas se salieron de control al interior del club luego de que el timonel tuvo una diferencia con el defensa Gerardo Alcoba, compatriota de Siboldi, al parecer por saltar a la cancha sin el gafete de capitán.

De acuerdo con versiones de prensa y de jugadores cercanos a los hechos, ambos personajes estuvieron cerca de llegar a los golpes, pero las cosas no pasaron a mayores, aunque el daño ya estaba hecho.

Posteriormente, Siboldi dio su versión de los hechos y aclaró que en ningún momento agredió a nadie físicamente, sino que algunas personas pusieron en duda sus valores y principios.

Esa situación fue el detonante para que el exjugador charrúa dejara la dirección técnica del campeón defensor, que a pesar de esos problemas mantuvo el ritmo, la inercia y el futbol que lo llevaron al campeonato.

Para continuar con el proyecto, la directiva le dio la confianza a Salvador Reyes, quien tomó al equipo en el sexto lugar de la tabla general con dos victorias y una derrota, y cuando se esperaba la caída del conjunto, continuó con buen paso.

A la escuadra lagunera le alcanzó para entrar a la Liguilla con la leve esperanza de repetir el título, pero le tocó verse las caras con Rayados de Monterrey, que lo dejó fuera de toda posibilidad al eliminarlo con marcador global de 3-0.

De esa manera terminaba el reinado de Santos Laguna, cuyos problemas internos y de disciplina le impidieron cumplir los objetivos trazados con el proyecto de Siboldi cuando se le veía potencial para conseguir el bicampeonato.