Vie. Abr 19th, 2024

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) enfrenta un presunto daño patrimonial por 35.5 millones de pesos por irregularidades en la ejecución de obras como parte del Programa de Mejoramiento Urbano en el municipio de Minatitlán.

Se trata de observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a la cuenta pública 2022 de la Sedatu por irregularidades que incluyen pagos excesivos, así como la aprobación de proyectos deficientes y pagos anticipados sin presentar datos sobre el tiempo en que se terminaron sus trabajos.

En la construcción del Malecón Ribereño en la colonia Ampliación Playón Sur se determinaron intereses financieros por 1.5 millones de pesos por pagos anticipados de 26.8 millones de pesos en ocho partidas por trabajos que se encontraban en proceso de ejecución.

En la revisión del contrato para la construcción del Malecón Ribereño la ASF además determinó pagos en exceso por 34.1 millones de pesos dado que no se contemplaron las consideraciones técnicas de la Conagua, consistentes en que el mobiliario y equipo que se pretende instalar podría correr el riesgo de sufrir daños por efecto de las inundaciones recurrentes que ocasiona el río Coatzacoalcos.

Lo anterior ocasionó la cancelación de las áreas y trabajos proyectados y en su lugar se ejecutaron únicamente un andador seco (banqueta y muro de contención), dos accesos al río (escaleras hacia la ribera del río), el parque manatí (explanada, módulo de baños y mirador), y, a la fecha de la visita de verificación física en junio de 2023 aún se encontraba en construcción el área denominada balcón (estación, pergolado y área de ejercicio).

En este caso la ASF determinó un probable daño o perjuicio por un monto de 30.1 millones de pesos por los pagos en exceso por concepto de las diferencias entre las partidas contratadas y pagadas en la construcción del «Malecón Ribereño» por 48.4 millones de pesos y el cálculo de la obra efectivamente ejecutada realizado.

Además, la ASF observó que se realizaron modificaciones a la suficiencia presupuestal por la cancelación de los trabajos del Mercado Popular Solidaridad; sin embargo, no se modificaron los montos de los contratos ni los montos de los convenios con los gobiernos federal, estatal y municipal relacionados con el Programa de Mejoramiento Urbano.

Como resultado la ASF emitió la promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria para que el órgano interno de control en la Sedatu realice las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo por las irregularidades.

La determinación de estas partidas se realizó debido a que no se cuenta con la evidencia en qué fecha se concluyeron realmente los trabajos que fueron pagados anticipadamente. En este caso se presume un probable daño o perjuicio por un monto de 1.5 millones de pesos.

Por otro lado, en la revisión del contrato para la construcción y renovación de la Primaria “Gabriela Mistral” en la colonia Guayacanal se determinaron intereses financieros por 685 mil pesos, por pagos anticipados de 19.8 millones de pesos, en siete partidas debido a que no se cuenta con la evidencia de en qué fecha se concluyeron realmente los trabajos que fueron pagados anticipadamente. Como resultado la ASF determinó un probable daño o perjuicio por un monto de 685 mil 377 pesos por los intereses financieros generados por los pagos anticipados.

En la construcción de Polideportivo, Casa de Cultura y Parque Recreativo se observó que la Sadatu elaboró un proyecto ejecutivo deficiente porque no consideró el mejoramiento del terreno por la existencia de rellenos sanitarios en el presupuesto base ya que durante el inicio de los trabajos de excavación en el área donde se construirá la casa de cultura del polideportivo, se detectó material de relleno sanitario.

Además, la ASF observó que la entidad fiscalizada realizó pagos en exceso a la contratista por 3.1 millones de pesos debido a la incorrecta integración de las matrices de los precios unitarios, ya que los costos directos de las jornadas de mano de obra se multiplicaron por 30 días naturales sin descontar los domingos y por el pago de 1.3 millones de pesos ya que no se acreditó la ejecución de los trabajos a supervisar en la construcción del Mercado Popular Solidaridad, toda vez que, este proyecto se canceló.

Como resultado se presume un probable daño o perjuicio por un monto de 3.1 millones de pesos por los pagos en exceso: integrados por 1.8 millones de pesos debido a la incorrecta integración de las matrices de los precios unitarios correspondientes, y 1.3 millones de pesos ya que no se acreditó la ejecución de los trabajos a supervisar en la construcción del Mercado Popular Solidaridad toda vez que este proyecto se canceló.

La ASF también observó que una empresa, en su propuesta para el procedimiento de licitación de servicios, presentó los currículos del personal con los que se cumplían con las condiciones profesionales y el perfil solicitados; sin embargo, una vez iniciados los trabajos, tres personas fueron sustituidas, debido a que no cuentan con cédulas profesionales que acrediten el perfil profesional, sin que se hayan acreditado las acciones tomadas por la residencia de obra para exigir a la empresa supervisora el cumplimiento del perfil solicitado para su personal.

Por ello, la Auditoría emitió la promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria para  que el órgano interno de control en la Sedatu realice las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo correspondiente.