Informes y desinformes

La política, aunque parezca burla –que no lo es- prenderán al impío sus propias iniquidades y retenido será con las cuerdas de su pecado…

2020 año de nones, año de dones, decían antiguamente nuestros ancestros, llevados talvez, por un arcaico sentido de contradicción -año de pares – …pero también de sorpresas proclamaban nuestros abuelos, afirmándolo nuestros padres, quienes románticos los unos y audaces los otros, imaginaban la toma por asalto de esa alforja repleta de sorpresas políticas que a su juicio había traído consigo el año recién nacido.

Digamos, para empezar políticamente, que en este año 2020 surge a la vida, con la alforja de sorpresas y su franja del tiempo que habremos de convivir de él, ha de traer aparejada también un número considerable de cambios políticos; si no, al tiempo…

En la Región de Los Tuxtlas, casi agonizando el 2019, alcaldes municipales rindieron en tiempo y forma su segundo informe de labores, uno de los más cuestionados, el Ing. Hermes García, sus detractores políticos con artimañas de bandoleros, le hicieron sudar la gota gorda violentando el recinto oficial donde rendía su segundo informe de labores como alcalde municipal de Lerdo de Tejada.

En Ángel R. Cabada, Arturo Hérviz Reyes, días atrás fue duramente cuestionado por parte de sus ediles, quienes llevaron al Congreso del Estado sus supuestas denuncias -desvío de recursos y demás haciéndolo público, pero según enterados Raturo Herviz Reyes le vio la cara al santo y les soltó $$$$$ por el milagro y ¡zas! los sienta a su lado, calladitos lucían mejor, aprobando con su presencia un insípido poco creíble segundo informe de labores del naylon, chaparral alcalde cebádense.

En la colonial Santiago Tuxtla, el joven alcalde municipal Lic. Argeniz Vásquez Copete, rindió de forma transparente y eficaz su segundo informe de labores en la comunidad de El Tibernal. En el comercial municipio de San Andrés Tuxtla, el Lic. Octavio Pérez Garay con un segundo informe de labores conciso, serio y responsable mostró el trabajo realizado de manera positiva en favor de los habitantes de su municipio, destacando la obra pública en la zona urbana y zona rural cimentando el fortalecimiento y progreso de los sanandrescanos.

En el municipio de Catemaco gobierna una mente visionaria que piensa, capaz y sólidamente sacudiéndose de lo pequeño, llevando a cabo acciones hacia un mejor porvenir en su más amplia acepción plural. Hoy Catemaco late con energía.

Serio y responsable segundo informe de labores de Julio Cesar Ortega Serrano. Rindió a su pueblo al que va cumpliendo con sus metas asumiendo con responsabilidad la encomienda pública en la toma importante de compromisos para asegurar el progreso en beneficio de los catemaqueños.

Acciones y logros convertidos en realidad durante 2019 expuestos públicamente con transparencia y legalidad, sin menoscabo a dudas, obras y acciones que demuestran la capacidad de Ortega Serrano en beneficio de su pueblo. En contraste lo que por envidia intentan señalar entes con su enfermiza discordia añorando el poder municipal.

Hoy Catemaco vive un cambio radical, su avance y progreso es una realidad gracias a la orientación de corresponsabilidad, conciliación, consenso y madurez política del ejecutivo municipal, quien con un trabajo transparente ha dado pruebas en pensamiento, palabra y obra. Superando la escisión de partes antagónicas, cuyo falso predominio de oscuros intereses particulares atentan contra el beneficio colectivo de los catemaqueños, para los que hoy ni historia son, a sabiendas que Catemaco, de la mano de Julio Cesar Ortega Serrano se encamina hacia un mejor destino.

Imperando hoy el consenso, la pluralidad ideológica, la conciliación de intereses en beneficio del pueblo de Catemaco, la gestión municipal apegada a la ley, operan como paradigmas de un gobierno municipal cercano a la gente, basado en una cultura de sana convivencia, constituyéndose en un componente activo de confianza, sustento y vigor, entre pueblo y gobierno municipal. Porque gobernar para servir con honestidad y responsabilidad dignifica la encomienda pública.