Mar. Feb 20th, 2024

Por el Gallo Giro

Carlos Alberto Ruiz Figueroa (Rata)Muy contenta la catrina,En CFE encontró el amor.¡Ande Inge, quiero pa’ gasolina!¡Y un ajuste de motor!

Era Carlos Alberto Ruiz Figueroa,Con apodo de roedor.A quien se le mece la canoa,Con hombres a su alrededor.

Con gustos muy reprimidos,Pero amigo de verdadSoltaba uno que otro gemido,Dicen que de gravedad.

La muerte muy preocupadaFue a buscarlo a ese cañal.Dónde con Tavo gustaba,De ser su muy fiel puñal.

La huesuda muy enojada,Envolviéndolo en un petate.Le dijo: yo tan enamorada,Y me resultaste mayate.

Liz Julieta Gómez Espinoza (Merezco)Esta amiga de muy buen ver,Tiene en un hilo a mil.Es que viendo su «mover»,Se te sale lo albañil.

Y la catrina egoísta,Por su descarnado cuerpo.La sorprendió en la autopista,Y le estrelló el de gran «merezco».

Pobrecita de Liz Julieta,Ya la velan en su casa.Dicen que por ser coqueta,Muchos querían su plaza.

Cómo vamos a extrañarla,Y a ese merezco tambien.Ahora hay que incinerarla,O lo diseco, más bien.

Yuvanella López Elías (Yuva)Yuvanella con la mano,Es una mujer creativa.La calaca llegó temprano,Pues no la quería viva.

Así fue cómo nuestra amiga,Ni de sus hijos se despidió.Los pedidos que aún tenía,Su marido, culminó.

Ahora a la calavera,Varios arreglos le realizó.Ella quería que luciera,El ingenio que Dios le dió.

El sepelio fue concurrido,Su sepulcro, bien adornado.Es que muchos le han querido,Y su recuerdo se han quedado.

Edna Toledo HuberHasta playas muy hermosas,Se llevaron a Ednita.Con curvas muy peligrosas,La recuerdo jovencita.

Fue la huesuda un día,Hasta la oficina a buscarla.Ella trabajar fingía,Y del cel por fin, depegarla.

Siendo ahora constructora,«Ayudaba» a su esposo.La parca no vio la hora,Y le dió santo reposo.

Originaria de San Andrés,La recuerdan con tristeza.Es que Edna cada mes,Generaba más riqueza.

Aline Montesinos BerdónAline vendiendo estaba,Sus productos naturales.Cuando la muerte pasaba,Y la metió en sus costales.

Fue una buena mujer,Y una muy linda hija.Pero nunca pudo ver,Que la parca era más canija.

Ahora le lloran sus amigos,También sus familiares.De apellido Montesinos,Mujer de muchas lealtades.

Se dice que por las noches,La visita su marido.Quien sabe cuántos reproches,Le hace aun, al sufrido.

Laura Guadalupe Cárdenas RodríguezLaura estaba sentenciada,Una abogada eminente.Con guadaña bien blandeada,La parca espera impaciente.

Ella fiel a sus preceptos,Educada desde la infancia.Le dijo ya sin tantos pretextos,¡Vámonos, calme su ansia!

Así fue cómo la licenciada,Ahora yace en el campo santo.Dicen que es la abogada,Hasta del mismísimo espanto.

El magistrado le llora,Dejó un proyecto inconcluso.Desde el cielo, ella elabora,El escrito, lo repuso.

Rebeca de La Maza Lara (Titi)Este mundo notarial,A Rebeca la respeta.Con su juicio imparcial,Su oficina está repleta.

Abogada de prosapia,Cómo amiga sin igual.A la muerte da terapia,Y el pago es puntual.

Pero Titi no esperaba,A la huesuda encontrar.En la oficina trabajaba,¡Fuerte susto y a enterrar!

Hoy Rodrigo ya es viudo,Piensa la notaría cerrar.Sinceramente yo lo dudo,Más bien la quiere rentar.

Rodrigo Rodríguez Ortega (Loy)Caminando el buen Rodrigo,Con la parca desnuda topó.Y le dijo: «Venga, le abrigo»,Y así a la muerte abrazó.

Ahora en el campo santo,La catrina a Rodrigo albergó.Y Rebeca con su llanto,Recuerda al hombre que amó.

Ahora en la notaría,Deja un profundo lamento.Y es que no terminaría,Una escritura, iba lento.

Ya le lloran su familia,Y un amigo muy cercano.Pues nadie cuestionaría,Que fue un gran ser humano.

René Isrrael Ortiz Chispan (Zapo)En las costas de Los Tuxtlas,En el amor se dice leyenda.Las convence sean sus musas,Y a su instinto suelta rienda.

Hasta que su suerte un día,Con la parca culminó.Pues alambrando lo tenía,Y los hue..sos le enfrió.

El sepelio será ostentoso,Los servicios son gratuitos.Este René fue bien mañoso,Ocupó todos los anticipos.

Hoy las viudas lloran en coro,El velorio fue concurrido.Y es que este hombre sin decoro,Las agarraba con marido.

Celso David Pulido Santiago (Sikio)La muerte siguió buscando,Y no le importaba el frío.En Xalapa lo ha encontrado,Me refiero al buen Sikio Pulido.

En la escuela de su hijos,Ahí llegó, lo seguía espiando.Y con un par de acertijos,Que se lo va acalambrando.

Su señora ya lo extraña,Le hace falta su esposo.Es que Celso con su maña,Gustaba de ser fogoso.

En su cripta lo visitan,Políticos y familiares.Pero los que más le lloran,Son un grupo de puñales.

Francisco Fascinetto Contreras (Levó)Llegó el turno de Francisco,Dijo la muerte escondida.Y es que de un buen mordisco,Al químico, quitó la vida.

Ahora en el sindicato,Le preparan el velorio.Y no saben, que es ingrato,No verlarlo en su laboratorio.

Así es como nuestro amigo,Ya no procesará más muestras.Si él tenía deudas contigo,A la viuda hazle cuentas.

Buena gente fue este químico,Calladito y morenito.Y es que desde muy muy… chico,Tenía apodo de angelito.

Rodolfo Sergio Constantino González (Fito)Un abogado algo esquivo,Es a veces el buen Fito.Y es que se mantiene vivo,Pues con la muerte es exquisito.

La pasea en su vocho,Y la llena de ternura.Pero cuando dan las ocho,La deja en su sepultura.

Y es que este buen galán,Tiene a muchas suspirando.Y es que como bien sabrán,Anda siempre conquistando.

Pero la muerte es celosa,Y una noche lo cachó.Con la que era su esposa,Y la guadaña le encajó.

Ahora su alma subió al cielo,Desde allá anda penando.Aunque sigue siempre en celo,Y ángeles sigue correteando.

Ricardo Alberto Ortiz Villa (Ricky)El güero es ahora gerente,De una empresa purera.La muerte se hizo presente,Y paciente esperó que saliera.

Arriba de su vochito,Ahorcarlo a Ricky intentó.Al unísono de un heavy grito,Cómo vikingo peleó.

Con mucho esfuerzo la parca,El fin al güero hierbas le dió.Lo entierran como monarca,Pues casi a la muerte venció.

Se oyen metaleros llorar,Se les fue un fiel seguidor.Sacaron la verde a fumar,Todo fue un acto en su honor.

Guillermo Alonso Zamudio (Memo)Aún sigue en la dirección,De ese plantel educativo.La muerte sube su presión,Quiere llevarse al directivo.

Memo Alonso trabaja duro,El alumnado lo apoya.Pero la parca seguro,Quiere robarse esta joya.

En una de sus reuniones,La catrina estaba vigilando.Cuando Willy daba indicaciones,La huesuda lo fue centrando.

Así fue cómo Guillermo,A Lupita dejó viudita.Aunque no estaba enfermo,Gustaba de «pastillita».

Quería ser presidente,Pidió a Remedios, su apoyo.Pero la parca inclemente,Le dió cuello a su «pollo».

Nayeli Jiménez WintergerstA esta inquieta abogada,La parca anda buscando.Es que no fija morada,Y se la pasa viajando.

Nayeli gustaba de café caliente,Salía temprano a comprarlo.La huesuda de ella pendiente,La ayudó a prepararlo.

Charlando como amigas estaban,Nayeli se fue relajando.Cuando otra taza esperaban,Que me la va envenenando.

Así es como la huesuda,A Naye llevó al cementerio.Andrés corrió por ayuda,Y llegó tarde a su sepelio.

Jorge Ortiz Braun (Villo)Desde muy lejana tierra,Este hombre alto arribó.Vino en medio de una guerra,La catrina se asombró.

Yo a Villo le traigo ganas,La calaca afirmó.Y ahora sí estirará las patas,Aúnque mucho brinque yo.

Estaba feliz con sus cuates,Cenando unos de pastor.Al ponerle salsa con tomates,Un veneno causó estupor.

Así fue cómo el buen largo,Al cielo sólo se asomó.La flaca dijo: ¿Cómo lo cargo?,Y frustrada ahí lo dejó.

Luis Raúl Serrano González (Pichoncho)Hasta el mero Pedregal,La muerte fue a hurtadillas.Con su saco hecho de tergal,Y en la mano unas pastillas.

A Pichoncho iba a ultimar,Pero estaba en la oficina.Esperando, se puso a fumar,Para darle su medicina.

Ya en casa viendo el béisbol,El abogado estaba bebido.Y en su vaso de Jaibol,Veneno puso en el fluido.

Así Rulo al fin cayó,Totalmente consumido.Su mujer se sorprendió,Pues el sushi, dejó servido.

José Alfredo Álvarez Robles (Joselin /John Buccanas)En la sala de regidores,La calaca anda indagando.Es que me debe favores,A José Alfredo estoy buscando.

John Buccanas es su apodo,Le dijo un buen compañero.No importa, de cualquier modo,Yo le voy arrancar el cuero.

En su cubículo, escribiendo,Se encontraba el amigo.Vio a la muerte y salió huyendo,«Este se viene conmigo».

La parca le dió alcance,Y se llevó a Joselin.Y en su cripta se lee la frase:«Este cuate llegó a su fin».

Eduardo Maya Bellomo (Lalo)Lalo Maya anda enojado,Pues la parca lo timó.Le vendió, casi regalado,Unas medicinas que no pagó.

Ahora la busca en el Mercado,Pues quiere la devolución.Pues no le cuadra lo inventariado,Y él le exige la caución.

Ya molesta la calaca,Fue a ver a Don Eduardo.Tu enojo mejor aplaca,Ya tengo mi abogado.

Lalo de tanto coraje,De un infarto se murió.La muerte acusó ultraje,Y ya muerto enfureció.

Mariró Guerrero RuedaDesde Alemania muy sonriente,Cómo siempre es Mariró.La calaca impaciente,A nuestra amiga esperó.

Ella cuidaba a sus niños,Pues tiene gran corazón.La huesuda le hizo guiños,Y luego un fuerte apretón.

Así fue cómo Mari, ingenua,Este mundo abandonó.La pelona ya sin pena,A su costal la metió.

Hoy los Rueda la sepultan,Cómo muchísimo dolor.Desde Europa se preguntan,¿Por qué se fue mi gran amor?

Carlos de Jesús Pérez VillegasCarlos Pérez un buen tipo,Basquetbolista por afición.La parca, con fatal hipo,A bolita mandó al panteón.

Muchos fletes hoy solicitan,Pues Carlos buen precio daba.Los clientes su muerte critican,Pues sus muebles muy bien cuidaba.

Hoy su señora invita,Al velorio de su marido.Pero lo que más evita,Ver del ataúd su contenido.

Su hijo quiere heredarle,El dible y el buen tino.Hace retas para emularle,El basquet es su destino.

Raúl Ramón Tovar Maldonado (Monchi/Tobi Caricias)Este exportado médico,Especialista en los huesos.La parca viajó desde México,Para ahorrarse unos pesos.

Al buen Tobi ya consulta,Pues su osteoporis avanza.Difícil a ella le resulta,Efectuar su cruel venganza.

Una vez bien recetada,Con calcio y más medicamentos.Saco su guadaña afilada,Lo mató sin remordimientos.

Hoy le llora su mujer,También Licky, desconsolado.Pues no podía creer,No ver a Monchi, más a su lado.

Juan Carlos Enríquez TlatoaJuan Carlos de apellido ilustre,Amigo muy trabajado.La muerte hizo un ajuste,Y prorrogó verlo finado.

La parca pidió un servicio,Su cuarto era climatizado.El buen Juan con muy buen juicio,No cobró lo acostumbrado.

Aún así la flaca, lista,Una vez que fue bien servida.Al de refrigeración especialista,Que me lo deja ya sin vida.

La parca no muy conforme,Con calor y gran criterio.Hizo que Juan Carlos le forme,La red fría en el cementerio.

Víctor Hugo Fernández GómezVictor la renta fue a cobrarle,A la calaca atrasada.Y un buen susto quería darle,A la morosa y descarnada.

Pero la muerte, astuta,Se encondió con el vecino.Y Hugo entro en disputa,También con ese inquilino.

Pero cuando el casero dormía,Lentamente lo asfixió.Es que pagarle no quería,Porque Victor la burló.

Así fue como la Parca,Con el cuarto se quedó.Y ahora la viuda aguanta,Que esa renta ya perdió.