¿Usted que opina? Por Alfredo Tress Jiménez

EL ABORTO. ¿DESPENALIZARLO?

El 10 de Noviembre del año en curso, en el Congreso de Veracruz se circuló el dictamen que contiene el proyecto de subir a rango Constitucional el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte. Derivado de lo anterior, inmediatamente las declaraciones mediáticas en torno a este tema no se hicieron esperar, lo más lamentable es que algunos actores políticos se atrevieron a denominar esta iniciativa como LEY ANTIABORTO, asimismo, las declaraciones han ido más allá, la iniciativa la han calificado como un retroceso jurídico, expresando que es una especie de criminalización en contra de las mujeres, una reforma machista y misógina, regresión a la edad media, que de aprobarse el simple hecho de que una mujer se practique un aborto irá a la Cárcel, coartándoles el derecho de decidir libremente sobre el número y esparcimiento de sus hijos; aún más, han dicho que los diputados de veracruzanos ven a las mujeres únicamente como objetos, como madres y no como sujetos de derecho.

Hubo quien se atrevió a mencionar que los alcances legales de la reforma exceptúan a los médicos o personal de salud que practican los legrados y se enriquecen con esas acciones. O que esta reforma Constitucional penalizaría el aborto en cualquiera de sus modalidades. También se escucharon comentarios los cuales señalaron que pone a las mujeres en riesgo de ser sancionadas penalmente cuando por la razón que fuese decidan interrumpir su proceso de gestación.

Tanto el Código Penal vigente para el Estado de Veracruz, en su LIBRO SEGUNDO, TÍTULO I que trata los DELITOS CONTRA LA VIDA Y LA SALUD PERSONAL en su CAPÍTULO V, artículos del 149 al 154; como el Código Penal Federal en su Capítulo VI del Artículo 329 al 334 con su propia redacción, expresamente puntualizan las sanciones y excepciones en el tema del ABORTO.

Lo que debemos entender es que independientemente de que se presente la iniciativa ante este pleno del Congreso, únicamente busca elevar a rango Constitucional los principios de los derechos a la vida, enunciados en el artículo tercero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y es adoptado por nuestro país en 1976 en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, donde se sostiene en su artículo sexto “El derecho a la vida, las penas en relación al aborto están plenamente establecidas en nuestras leyes, ya está protegido el derecho a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte, y los casos de excepción están claramente definidos, no cambiará nada con esta iniciativa.

Lo que quiere decir que de no existir ninguna iniciativa como la que ha generado tanta polémica, que verdaderamente reforme las leyes secundarias, luego entonces el aborto en nuestro estado está tipificado como delito grave.

Ante estos señalamientos en el Código Penal de nuestro estado, debemos resaltar que no están exentos de delito los médicos o personal de salud que practican los legrados. También debemos significar que la iniciativa en debate mediático penalizaría el aborto en cualquiera de sus modalidades. Hasta ahora, la mal lograda iniciativa, no modifica ni amplia nada de fondo en este asunto  polémico tanto social como religiosamente, desconozco los alcances pero si me atrevo a calificar esta iniciativa como una cortina de humo, las declaraciones mediáticas sólo han provocado aun más desconocimiento sobre el tema de la ciudadanía interesada en el mismo, no se ha dicho la verdad, por lo expresado se denota total desconocimiento del tema, es muy importante que cuando se discuta el dictamen, se debe llegar con propuestas contundentes, si alguien está a favor de que continúe penalizándose el aborto como actualmente se encuentra, o suspender la penalización hasta las 12 semanas, o realizar una consulta ciudadana, donde particularmente se involucre a la mujeres sobre el tema, que lo expresen y que lo fundamenten, luego entonces será un verdadero ejercicio constructivo que conducirá sin duda a ampliar el tema en lo futuro al lado de la ciudadanía veracruzana, que son ellos quienes deben conocer de fondo cada posición y al final, como cualquier país o estado verdaderamente democrático, tomar la decisión en esta soberanía.

Aunado a lo anterior, el artículo 4º de la Constitución Política Federal, en su párrafo segundo estipula que “Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el esparciamiento de sus hijos.” No quiere decir que se puedan embarazar y después desechar el producto, o que un hombre las embarace y les exija realizarse el aborto. Que no se confunda. Las mujeres si pueden decidir libremente sobre su cuerpo, pero no sobre otra vida.

Y qué decir de los Códigos Civiles federal y estatal en sus artículos 22 y 28 respectivamente, donde señalan con toda claridad que a partir de la concepción y hasta la muerte se tiene el cobijo de la Ley.

Se debe garantizar el que las mujeres veracruzanas serán escuchadas antes de tomar una decisión al margen de su sentir sobre este tema tan polémico, que no lo decidan unos cuantos con percepciones parciales, no se crean que tienen en su mente la verdad absoluta. ¿Usted qué Opina?

alfredotress04@yahoo.com