Contralora Mercedes Santoyo omisa a los actos de corrupción del Gobierno de Veracruz

En un video que nos hicieron llegar a nuestra redacción, muestra una vez más la omisión a un deber legal perpetrada por la aun contralora general de Veracruz, Mercedes Santoyo Domínguez, quien asegura en una entrevista a un medio de comunicación oficialista realizada por una reportera, quien violentó los derechos legales y humanos de la víctima llamada Martha, la misma que denunció a Manuel Huerta Ladrón de Guevara, por violación sexual y esta pseudo-periodista la embaucó a dar una rueda de prensa, con peluca y anteojos. Al final, después de este circo, no le cumplieron con la justicia prometida. Y no hubo castigo, ni retirarlo del cargo o llamado a declarar al delegado de Bienestar en Veracruz.

Ahora, “dice” la contralora general haber llegado a la dependencia, cuando ya estaba laborando en ella y encontrar un cochinero, calificado por ella como un “basurero clandestino”. Y como esta titular también “dice” haber asumido el cargo y haber declarado: “No sabía a dónde iba” y cuando tomó protesta encontró a una Contraloría General que “estaba por los suelos”, según ella, calificándola con un dos y cuestionando a su anterior jefa, Leslie Mónica Garibo Puga, a quien señaló de sólo dedicarse a peinarse y no atender a la CGE.

Lo interesante, es que mientras “dice” que su jefa se dedicaba a peinarse, ella era funcionaria de la Contraloría General, encargada de recibir denuncias y quejas, una de ellas, la que presentó Mónica Garibo Puga en contra del hoy despedido Miguel Ángel Vega García, por abuso de autoridad y usurpación de funciones, siendo Mercedes Santoyo quien  lo protegió  y  convirtió en el hombre fuerte de la CGE, pues ella era sumisa, obediente y sólo criticaba a Vega García entre sus amigos cercanos, así como filtrar información a los medios de comunicación para que finalmente lo despidieran.

Además, ahora vemos que la señora Santoyo habla de la violencia en contra de las mujeres, cuando sostuvo una reunión con Fernando Quirarte Vargas, acusado por tres víctimas de acoso sexual y laboral en la Secretaría de Gobierno y también, mandó a una chica de nombre Rosalinda “N” a Veracruz, a un órgano interno, violando el laudo de la afectada, cuando su adscripción está en Recursos Humanos y separándola de su hija. En la Contraloría sigue el brote de COVID-19 y obliga a mujeres embarazadas a ir a trabajar.

Y la que estaba en un basurero clandestino, Mercedes Santoyo Domínguez, quien asume el control de la Contraloría General del Estado, le vamos a recordar los partícipes de este basurero y que ella, literalmente protege. Verdaderos abogados deberían dar una revisada al Reglamento Interno de la Contraloría, pues éste está mal hecho y firmado por el propio gobernador. Como ejemplo, los artículos no cuentan con fracciones o la contralora general tiene que firmar de puño y letra las revocaciones y no plasma la rúbrica de la directora jurídica. En Veracruz, se castiga con cárcel o inhabilitación, delegar la firma y lo están realizando en la CGE. Otro caso es el obligado pago de laudos y éstos, Mercedes Santoyo simplemente no cumple con la ley, así como los que hacen los requerimientos de pagos los corren o los cambian, como es el caso de Rosalinda “N”, quien pidió su pago marcado en su laudo, la cambiaron a Veracruz, siendo madre soltera y teniendo su vida en Xalapa, aun así pasando por encima de su laudo y no hay respeto por ningún trabajador. “Los trabajadores tenemos miedo, nada ni nadie nos protege. Esta señora no respeta la ley, ni los derechos laborales, habla del famoso código de ética y no tiene idea de los valores, cuando ella comete abuso de autoridad todo el tiempo, porque “dice” estar muy bien respaldada por Eleazar Guerrero y el Gobernador”, nos comentan los empleados. Y mientras Mercedes Santoyo enloquece por las notas periodísticas críticas, exponiendo ser una incompetente en su cargo, tampoco observa los conflictos de intereses, al imponer el gobernador de Veracruz a familiares directos en cargos públicos trascendentales, así como “tolerar” el incremento de nuevos millonarios en Veracruz y son servidores públicos en el gobierno estatal de MORENA. Una cínica esta contralora Mercedes Santoyo, quien sólo se limita a acosar a sus empleados, aplicando venganzas y cambios, por el simple hecho de exigir sus laudos y dinero que por ley les corresponden. Y no ve lo que pasa afuera, en el acoso sexual a empleadas en todas las secretarías; el exceso de poder del hermano del gobernador, Tonatiuh García Jimeénez, al usar recursos públicos para su capricho de cineasta y además, acosar a todo político que no entre al riel de la 4ª Transformación.