Detenida por robo de joyas; las empeñó en casas de préstamo

San Andrés Tuxtla, Ver.—Dolores Ascanio Santos, de 42 años de edad, con domicilio en calle 15 de Junio, del barrio Belén Grande, fue detenida por la policía municipal a solicitud de sus patro-nes, tras ser descubierto el robo hormiga que venía cometiendo al sustraer prendas de oro que terminaron en casas de empeño de esta ciudad. (Foto: Méndez Rodríguez)

German Méndez Rodríguez, San Andrés Tuxtla, Ver.-Una persona del sexo femenino fue detenida por elementos de la policía municipal de esta ciudad, luego que fuera acusada del robo de varias prendas de oro del interior del domicilio donde trabajaba como empleada doméstica.

La detención se realizó este sábado cuando los uniformados recibieron una llamada telefónica de un ciudadano, quien indicaba que tenían a una persona detenida por el presunto robo de algunas prendas de oro, esto en la colonia Los Dagames de esta ciudad de San Andrés Tuxtla.

Al arribar los policías al lugar indicado, le manifestaron los propietarios de la casa que esta persona quien trabajaba para ellos como empleada doméstica desde hacía dos años, había estado cometiendo el “robo-hormiga”, esto al apropiarse de varias prendas de oro, las cuales fueron a parar a varias casa de empeño de esta ciudad.

La hoy detenida responde al nombre de Dolores Ascanio Santos, de 42 años de edad, con domicilio en calle 15 de Junio del barrio Belén Grande, la cual manifestó en una entrevista que efectivamente ella trabajaba desde hacía aproximadamente 2 años, en la casa de conocida familia, quienes la habían contratado.

También manifestó la detenida que desde hacía aproximadamente 1 año empezó a sustraer algunas prendas para irlas empeñar; sin embargo, hasta hace unos días cuando la ahora agraviada buscaba un medallón y no lo encontró donde la había dejado, se dio cuenta que le faltaban más objetos de oro, por lo que al ser la única persona ajena a su familia quien tenía acceso a ese lugar, la cuestionaron terminando esta por confesar todo.

Dolores Ascanio manifestó que su ex patrona pide que le pague todo lo que robó, siendo esta la cantidad aproximada de 63 mil pesos, de lo contrario actuaria de manera legal contra ella; la acusada indicó que no tenía dinero para hacerlo, por lo que se encuentra resignada a pagar con cárcel el delito que cometió.