Editorial

Conforme pasan los tiempos, nos damos cuenta cuando en años atrás mirábamos el panorama que traía la tecnología con sus innovaciones como una difícil competencia entre el periodismo digital y el periodismo impreso.
 Ahora nos damos cuenta que no hay periodismo innovador, simple y sencillamente hay periodismo bueno y hay periodismo malo.
 Aún teniendo toda la tecnología del mundo sino se tiene buena redacción, y no se proyecta el contenido real del acontecer diario, no se está haciendo la labor propia.
 El lector siempre está interesado en tener buena información aunque la imagen siempre dirá más que mil palabras, el reportaje, la nota periodística, la narrativa o la crónica debe ir conforme a los hechos y no desvirtuar la información.
 Hoy en día estamos celebrando un aniversario más, informando, así han pasado discípulos que en el trabajo se convirtieron en comunicadores, en la escuela de la vida, en esta casa editorial donde aprendieron a escribir sus primeras notas.
 Algunos se quedaron, otros se han ido, y algunos están aprendiendo en esta empresa.
 Eyipantla Milenio, seguirá por muchos años informando, aunque algunos ya no estaremos, pues es necesario que aquellos que tienen ganas demuestren que aun hay mucho que aportar.
 El periodismo es una noble tarea diaria, es una lucha constante pero que deja grandes satisfacciones, aun cuando se tengan que señalar los errores y cuando se tenga que poner al descubierto lo necesario para corregir el rumbo de muchas causas.
 Seguiremos informando.