En la Opinión de… Joel Sosa Moreno

Axiomas inigualables del Amor y la Amistad

La prehistoria nos indica que el Hombre primitivo, por razón de origen, costumbres y necesidad se distinguió en dos grupos: nómadas y sedentarios.

Los Nómadas, fueron aquellos que no tenían residencia fija para vivir, se trasladaban con frecuencia de un lugar a otro para obtener su sustento y luego continuaban su andar en busca de mejores sitios que le prodigaran segura estancia.

En cambio, los Sedentarios, se asentaban en lugares que consideraban apropiados para establecerse y en ellos de forma rudimentaria hacían sus chozas y cultivaban cereales y frutos para alimentarse y vivir en grupos formando sus pueblos, lo que dio motivo a tener entre ellos un trato cotidiano, una unión familiar, ayuda recíproca que culminó en una sincera AMISTAD, y una convivencia tranquila y en paz, alcanzando así, prosperidad, cultura y bienestar.

De igual manera tanto el Hombre primitivo, como los animales mamíferos y las aves les hicieron compañía, cada quien en su habitad y poco a poco entre ellos guardando sus distancias, empezaron a sentir afecto hacia sus semejantes, con en el ánimo de encontrar el bien verdadero, surgiendo así lo que consideramos el AMOR, para con los suyos y los demás.

El hombre como ser racional, manifiesta su amor cuando procura para su familia el bienestar, lo mejor para ella; así como para los demás, se preocupa por su salud, su cultura y su progreso, cuando cumple con sus deberes cívicos y sociales; cuando trabaja con entusiasmo capacidad y honradez en beneficio de los suyos, de la sociedad en general y de la Patria.

El AMOR y la Amistad son axiomas que debemos cumplir con ejemplar conducta.

No dejemos de observar el ejemplo de los animales, de las aves, como se esmeran para alimentar, cuidar y defender a sus críos hasta que pueden hacerlo por ellos mismos.

¡Feliz día del AMOR  y LA AMISTAD, hoy y siempre.

 Febrero 14/2012.

Joel Sosa Moreno.

1 COMENTARIO

  1. preservar las buenas costumbres y trabajar diariamente para que el amor no decaiga. saludos cordiales Eyipantla

Comments are closed.