Escándalos en el futbol durante 2010

Un año nefasto para el Tri, el caso Salvador Cabañas y la crisis de la selección francesa…

Agencias, Ciudad de México.—

Para la selección fue un año nefasto

La de México parecería una de tantas selecciones de futbol en el mundo, pues tiene resultados modestos e improvisación al máximo, pero lo que la ”encumbra” son los escándalos al por mayor.

En pleno año mundialista, lo que sucedió fuera de la cancha tuvo mayor peso que la actuación de los 23 jugadores que Javier Aguirre convocó para disputar la justa que se llevó a cabo en Sudáfrica.

La ”fiesta” de Monterrey, en septiembre pasado, en la que 11 jugadores fueron ”multados” sanción que hasta la fecha no se aplica y dos más quedaron suspendidos seis meses por la Federación Mexicana de Futbol, luego de participar en una juerga con mujeres y un transgénero, hizo tocar fondo a un equipo que en el campo nunca lució.

El cotejo amistoso ante Colombia, bajo el mandato del interino Efraín Flores, destapó la ”olla de presión” en el seno de una selección que ”celebró” el Bicentenario con una caída ante Ecuador en donde estrenó una playera conmemorativa y una juerga que incluso cimbró a toda la Femexfut.

Ese agónico gol de Elías Hernández (89′), el cual valió el triunfo después de un aburrido compromiso, fue suficiente para que los seleccionados celebraran en un salón del hotel de concentración, bajo el argumento de no poder salir, dada la inseguridad que se vive en la ciudad de Monterrey.

Los 11 futbolistas multados con 50 mil pesos cada uno fueron: Guillermo Ochoa, Francisco Javier Maza Rodríguez, Carlos Salcido, Andrés Guardado, Gerardo Torrado, Pablo Barrera, Giovani dos Santos, Javier Hernández, Rafael Márquez, Enrique Esqueda y Héctor Moreno. Los suspendidos: Efraín Juárez y Carlos Vela, seis meses a partir del 8 de septiembre, fecha de la ”fiesta”.

Los ecos del escándalo aún se escuchan. Salcido fue exhibido por la transgénero Yamilé y los suspendidos tendrán que cumplir cabalmente con su sanción. Ah, y el actual técnico, José Manuel de la Torre, aplicará, en 2011 la disciplina con todo rigor, porque 2010 fue un año nefasto en lo deportivo.

El problema mayor es que en cuanto a escándalos, el Tri no para desde 1988, con los famosos Cachirules, quienes por falsificar documentos para participar en torneos juveniles, no sólo quedaron al margen del certamen en cuestión, sino del Mundial de Italia 1990.

Después los ”esquiroles” Chepo De la Torre hoy técnico del Tri, Roberto Ruiz Esparza y Carlos Hermosillo, según los bautizó Hugo Sánchez, al ”romper” con la unidad promovida para acabar con el draft, en la época de Miguel Mejía Barón como timonel nacional, en el verano de 1993.

En la Copa Confederaciones 2005, los misterios en torno al dopaje de Salvador Carmona y Aarón Galindo duró mucho tiempo y tuvo secuelas de soborno y complicidad que aún hoy recuerdan los aficionados al futbol.

Sin olvidar la parranda en Chicago (2008) , tras un encuentro contra Perú, que derivó en el arresto del guardameta Oswaldo Sánchez, quien quedó en libertad luego de pagar una fianza de mil dólares.

Cabañas, víctima de su fama…

Cuando el balón está forrado de billetes se transforma en una bomba de tiempo. A la hora de estallar, el escándalo ensombrece al futbol, cuya cultura de disciplina y valores en torno al deporte se desvanece entre la bruma que forman los ”amigos” que rodean a los atletas, víctimas de su propia fama.

Ejemplo de ello es Salvador Cabañas. El ídolo paraguayo, en apariencia introvertido, trasnochaba con frecuencia en el Bar-Bar, propiedad de Simón Charaf, en sociedad con Televisa, empresa propietaria del América y del ariete guaraní.

El 25 de enero de 2010, el jugador recibió un impacto de bala que aún permanece alojado en su cabeza. Según la investigación, Chava sostenía una aparente ”amistad” con su presunto agresor, José Jorge Balderas Garza, alias ”El JJ”, quien atentó contra su vida.

Hoy el tema sigue en el escándalo, entrampado por abogados sin escrúpulos y victimizado al extremo por su propia esposa, María Alonso, quien afirma que sólo tiene para vivir de aquí a enero de 2011 a causa de las deudas por el tratamiento médico de su marido y el incumplimiento del contrato del club azulcrema.

Tras iniciar su rehabilitación y sufrir un desfalco de 2 millones de dólares, la familia inició una querella contra el representante José María González y solicitó al América cubrir el salario de casi seis meses, argumentando que su accidente había sido en ”horas de trabajo”, porque su contrato exigía absoluta disponibilidad.

El fallo de la Femexfut no le favoreció y ahora los abogados de Cabañas esperan el apoyo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para que el club de Coapa aporte otros 2 millones de dólares, conforme al contrato vigente con las Águilas, hasta 2012.

Francia, en crisis durante Mundial…

Sólo era cuestión de tiempo, que una chispa provocara la explosión. ¿Quién dijera que la propiciaría el Tricolor?

Fue la noche del 17 de junio en Polokwane, en plena Copa del Mundo. Francia y México empataban a cero goles al medio tiempo. En el vestidor galo, el técnico Raymond Domenech trata de despertar a su equipo y se dirige al delantero Nicolas Anelka: ”Hay que tener más concentración”, le pidió. El moreno se levantó furioso y le gritó como respuesta: ”Vete a tomar por el cu… hijo de pu…”.

Esto terminó por destapar la mala relación de los jugadores con el técnico, la cual se gestaba desde las eliminatorias. México ganó el juego y Anelka fue expulsado del equipo galo en pleno Mundial.

No todo terminó ahí. Al día siguiente, el plantel encabezado por el capitán Patrice Evra, se negó a entrenar, el director deportivo renunció y Francia, que llegó al Mundial como subcampeona del mundo, terminó eliminada y humillada en la primera fase. Antes del Mundial, Benzemá y Giuly se involucraron en escándalos de prostitución.

La crisis francesa se convirtió en tema de Estado. El gobierno pidió aclarar el escándalo. Los resultados arrojaron lo siguiente: Domenech se fue del equipo; los jugadores rebeldes, fueron multados y suspendidos; su estrella Thierry Henry, renunció y el nuevo técnico, Laurent Blanc, se quedó con la misión de recuperar la gloria ganada de años pasados, y que fue perdida en la noche del 17 de junio en Polokwane.