Por si Acaso por Carlos Jesús Rodríguez

Terrorismo presidencial, Chantaje a los Estados, FH no elevará impuestos

DICEN EXPERTOS QUE TERRORISMO NO ES, precisamente, el secuestro de un avión de Aeroméxico que, por fortuna, fue liberado sin que las autoridades militares y policíacas dispararan un solo tiro, sino el que pretende imponer el Gobierno Federal con la nueva carga tributaria que, al parecer, ni PRI ni PRD ni PT aprobarán, por más que la Secretaría de Hacienda recurra al chantaje político argumentando que las participaciones Federales a Estados y Municipios se incrementarían en cerca de 56 mil millones de pesos para el próximo año de aprobarse esa medida propuesta por el Ejecutivo…

DE RECHAZARSE el paquete económico, advierte por otra parte la Federación, se reducirían las participaciones referenciadas, lo que terminaría por afectar, aun más a las Entidades y a infinidad de ayuntamientos que ya padecen la crisis por recortes orquestados desde el centro…

SE TRATA de un “chantaje” con aroma de terrorismo psicológico hacia los Gobernadores y Presidentes Municipales en aras de que concienticen, sin duda, a los legisladores Federales, pues la advertencia es clara: -De aprobarse las medidas y los montos como están, las participaciones se harían a los niveles de 2008 y 2009 que son muy similares, y serían los niveles históricos más altos, ya que los niveles tributarios aumentarían en el orden de los 175 mil millones de pesos-…

COMO FUERA, lo cierto es que los expertos aseguran que el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios de 4 por ciento sobre servicios de internet y telefonía celular es el más grave de las propuestas impositivas, ya que se ve como algo negativo que pegará a la clase media tomando en cuenta que el internet ya no es un lujo sino una necesidad en cualquier empresa o negocio, mientras que el 2 por ciento sobre cualquier consumo –dizque para combatir la pobreza- es el que más carga política trae, ya que por un lado va etiquetado para disminuir la pobreza y por el otro se beneficiará a los estados…

EN REALIDAD de trata de “terrorismo fiscal”, pues al final de cuentas seguirán pagando más quienes ya lo vienen haciendo, en tanto los morosos o evasivos seguirán recurriendo a artimañas para evitar contribuir al País…

SI YA de por si la tasa tributaria del 28 por ciento correspondiente al ISR (Impuesto Sobre la Renta) era agobiante para el sector empresarial y productivo, ahora que pretenden incrementarlo a 30 por ciento, sin duda, frenará las inversiones y, por consiguiente afectará al empleo…

Y AUNQUE las Secretaría de Hacienda y Crédito Público argumenta que la clase media mexicana será la menos afectada con los nuevos gravámenes –en caso de aprobarse-, expertos en finanzas sostienen lo contrario argumentando que es, precisamente, la clase media la que cumple con sus obligaciones fiscales y son, invariablemente, contribuyentes cautivos…

SIN DUDA, tienen razón, ya que ese sector de población es el que más consume, invierte y ahorra, mientras que el aumento al Impuesto Sobre la Renta los inhibirá para invertir y crear empleos…

LOS EXPERTOS aseguran que de gravar con 4 por ciento los servicios de telecomunicaciones se afectará a casi toda la población tomando en cuenta que en el País ya se pagan altas tarifas por el uso de celular…

POR LO pronto, en la Cámara de Diputados, legisladores del PRI, PRD y PT desaprobaron, de entrada, la propuesta de la Secretaría de Hacienda de incrementar impuestos en 2010 y de crear un sistema de contribuciones para combatir la pobreza…

JAVIER DUARTE, legislador Federal por Córdoba, dejó en claro que los estatutos del PRI rechazan nuevos impuestos o incrementos en productos básicos, mientras que Armando Ríos, del PRD, cuestionó que los sectores más desprotegidos sean los que financien el déficit del gasto gubernamental….

Y AUNQUE el PAN exige acuerdos para evitar que el País se endeude, lo cierto es que la situación se antoja crítica para los mexicanos en caso de aprobarse nuevos gravámenes…
EL PROPIO ex dirigente nacional del PRI y PRD, y ahora legislador del PT, Porfirio Muñoz Ledo considera insensato pensar que para combatir la pobreza se tiene que aplicar un impuesto de 2 por ciento al consumo que afectará a los pobres….

SIN DUDA, elevar impuestos o imponerlos a medicinas, alimentos, uso de celular y telecomunicaciones como el internet sería, sin duda, la medida más lacerante para la población, en los dos primeros casos para los más necesitados, razón por la cual, los diputados que integran la nueva Cámara Baja del Congreso de la Unión tienen ante sí una doble responsabilidad…

ES NECESARIO, apuntamos en reciente entrega, buscar los mecanismos que permitan sanear las finanzas de la Federación y el Estado, pero sin recurrir a más gravámenes impositivos, por el contrario, deberían asumir el compromiso de derogar algunos como el Impuestos Empresarial a Tasa Única o, incluso, el Impuesto Sobre la Renta que tantas lesiones provoca a empresarios menores que sí cumplen con sus obligaciones fiscales a fin de que se aliente la inversión y el empleo…

LO PRIMORDIAL es no permitir que se graven alimentos y medicinas, sobre todo ahora que instancias Federales como el Instituto Mexicano del Seguro Social e, incluso, el ISSSTE no cuentan con medicamentos suficientes para cumplir la demanda de los derechohabientes…

IR EN contra de ese clamor popular sería tanto como cancelar futuros proyectos, sobre todo aquellos legisladores que están en posición de ser candidatos a Gobernadores en sus respectivos Estados…

AUMENTAR EL ISR y el IETU, y determinar una tasa generalizada del 2 por ciento para combatir la pobreza pondría en riesgo miles de empleos…

ES EVIDENTE que en medio de una recesión como la que vive el País no es oportuno aumentar impuestos, por el contrario, hay que establecer estrategias que estimulen la inversión, el empleo y el consumo…

HAY QUIENES, incluso, advierten en torno al riesgo de un estallido social de aprobarse un alza en los impuestos, o bien si se realizan más recortes presupuestales en programas sociales…

PEOR AUN, aumentar impuestos y tarifas de servicios puede derivar en presiones inflacionarias, pues se trata de una carga adicional que tendrán que costear los consumidores, lo que deteriorará las expectativas de recuperación y crecimiento para la economía nacional…

POR DONDE se observe, y tienen razón los legisladores del PRI, PRD y PT, sería un error crear nuevos impuestos y elevar las tarifas de servicios clave cuando la economía ya está en depresión…

ES MAS, si se aprueban dichas alzas se profundizarán los efectos de la crisis, lo que, al parecer, el gobierno no entiende pues su lógica está enfocada a conseguir más ingresos porque si no, México corre el riesgo de que las consultoras internacionales le bajen la calificación crediticia…

EN ESAS condiciones, de aprobarse la propuesta fiscal que presentó el Ejecutivo al Congreso, serán los mismos contribuyentes cautivos agrupados en personas físicas quienes soporten la mayor carga, mientras que los pobres sufrirán por los efectos inflacionarios de los impuestos y el incremento de precios públicos…

ES INDISCUTIBLE que la caída de ingresos petroleros y tributarios no petroleros será (en 2009) la mayor en términos reales en más de 30 años, ya que de acuerdo a previsiones, la producción petrolera seguirá cayendo, y para 2010 el precio por barril de petróleo mexicano podrá calcularse, para efecto de ingresos del gobierno, en poco más de 50 dólares, por lo que el próximo año habrá un faltante financiero de 300 mil millones de pesos…

CON TODO y ello, aumentar impuestos lejos de alentar la inversión y el empleo coadyuvará a una crisis insostenible, pues infinidad de empresas tenderán a cerrar…

POR ELLO, ante la crisis que enfrenta el país es inadmisible pedir más sacrificios a la población, y en ese tenor es necesario analizar de una manera integral y no partidista el presupuesto de 2010, a fin de proponer medidas creativas que permitan fortalecer los programas sociales que tengan mayor eficiencia en las familias de menores recursos y les ayuden a superar su situación de pobreza…

EL PROPIO Gobernador Fidel Herrera ya adelantó que en Veracruz no subirá impuestos en absoluto. “Jamás propondré nuevas tasas porque ese ha sido mi compromiso y antes que subir impuestos mejor vamos a hacer una operación de venta adelantada de una parte mínima de las participaciones del Estado que nos dará la solidez para continuar las obras, para seguir impulsando los empleos y que Veracruz se siga desarrollando”. Así las cosas…

Opina carjesus30@hotmail.com 8902829 VISITA www.gobernantes.com