Viralizar

Los videos virales son aquellos que se suben a internet particularmente a YouTube y se difunden en cuestión de segundos a millones de personas que se sienten atraídas de verlos ya sea porque son graciosos o porque incluyen cierto contenido que les causa intriga o morbo. En México muchos de estos videos que provienen de otros países se suben a las redes sociales donde se les sigue replicando una y otra vez pues ya vimos el pasado lunes con la caída de algunas redes sociales lo importante o casi vitales que son para muchos usuarios.

Dentro de estos videos existen aquellos que involucran falsos rescates de animales que involucran vida silvestre todo con tal de ganar popularidad y “likes” (“Me gusta”), esto de acuerdo a una investigación de World Animal Protection (Protección Animal Mundial). En estos videos se muestra un animal en estado de vulnerabilidad o indefenso, por ejemplo, un mono, un perro, un gato o una gallina, como la presa que es atacada por un gran depredador, por ejemplo, una serpiente o un cocodrilo. 

En uno de los videos se ve como un mono en pánico es atrapado en las garras de una pitón, mientras intentan desesperadamente liberarse. En estos clips se pueden escuchar los gritos aterrorizados de los animales que temen por sus vidas. Aunque los animales de presa finalmente son rescatados, enfrentan angustia y trauma visibles, y no deberían haber estado en una situación tan aterradora. 

En total, la investigación de World Animal Protection encontró más de 180 videos de falsos rescate de animales publicados en YouTube entre octubre de 2018 y mayo de 2021, setenta de los cuales se cargaron solo en 2021, lo que significa un aumento preocupante en este tipo de entretenimiento cruel. Los 50 vídeos más vistos recolectan la asombrosa cantidad de 133.5 millones de visitas. Cabe destacar que en el momento en que se publicó este informe (junio de 2021), algunos de los vídeos de rescate de animales falsos habían sido eliminados en respuesta a la atención de los medios centrada en este tema. Sin embargo, la gran mayoría del contenido descrito en este informe todavía está disponible públicamente.

En marzo de este año y debido a esta importante investigación, YouTube se comprometió públicamente a tomar medidas enérgicas contra el contenido de crueldad animal. Estos videos provienen de 15 canales diferentes con más de 2.7 millones de suscriptores y han acumulado colectivamente más de 7 millones de visitas y se puede conocer de manera detallada en la página de World Animal Protection. Las políticas de YouTube claramente dicen que el “Contenido en el que se muestren rescates escenificados de animales en situaciones peligrosas” entra dentro de la categoría de contenido violento o gráfico.

El negocio para algunos youtubers o personas que cuelgan estos videos se debe a la popularidad y el número de visitas como bien los explica World Animal Protection pues los productores de contenido también ganarán dinero con la publicidad, lo que significa que se están beneficiando directamente de las personas que ven sufrir a los animales. Junto con las implicaciones para el bienestar animal, la investigación también destaca serias preocupaciones de conservación asociadas con este tipo de entretenimiento, ya que las especies “en peligro” y “críticamente amenazadas” como el cocodrilo siamés, la tortuga elongada y un gibón Lar aparecen en los videos.

Se debe tener mucho cuidado al consumir el contenido que se ofrece en internet y no caer en este tipo de mentiras que involucran el sufrimiento de los animales a causa de personas sin ética a quienes solo les importa el dinero y la popularidad. Las redes sociales y el internet son una herramienta que debe emplearse para fines benéficos. Cuanto más tiempo permanezcan en línea estos videos, más gente los verá y mayor será el riesgo de que generen imitadores en otros lugares. YouTube debe asumir su responsabilidad y compartir públicamente sus planes para evitar de manera proactiva que se publique este tipo de contenido con crueldad.