Denuncian la privación de la libertad de 4 jóvenes en Santiago Tuxtla; uno apareció al día siguiente del plagio

 

  • Los familiares solicitaron a través de una denuncia pública, que el gobernador meta las manos en este caso, debido a que temen por la integridad de las víctimas

JORGE L. ZAPOT / SANTIAGO TUXTLA, VER. – A diez días que fueran privadas de la libertad cuatro personas en el municipio de Santiago Tuxtla, familiares de dos de ellos, hicieron publica la denuncia y exigen a las autoridades que estos aparezcan con vida; se informó que, de los cuatro, uno de ellos fue liberado por sus captores al día siguiente.

Familiares informaron que se trata de los hermanos Wanderley y Rudy Antonio Domínguez Bravo de 21 y 27 años de edad respectivamente, quienes son originario del municipio de Santiago Tuxtla.

Las otras dos personas que fueron privadas de la libertad ese mismo día son, Adolfo Errazquin, de aproximadamente 28 años de edad, Rafael Alejandro Pantoja Solís, de este ultimo se dijo que apareció golpeado al siguiente día.

Según información proporcionada por los familiares y que consta en la carpeta de investigación UIPJ-DXIX/F4/1272/2019, con número de oficio 9149, fue el pasado domingo 17 de noviembre, cuando sujetos armados ingresaron al bar denominado “El Diamante” y se los llevaron a la fuerza.

Manifestaron que en ese bar y el cual se encuentra ubicado en el Barrio El Márquez, se encontraban conviviendo las cuatro personas que fueron privadas de la libertad.

Relataron que a los hermanos Wanderley y Rudy Antonio, los subieron en el taxi marcado con el numero 912 de San Andrés Tuxtla y el cual traía laborando el hermano mayor de los dos desaparecidos, unidad que no ha sido localizada hasta esta fecha.

Los familiares de los jóvenes hermanos acudieron a la Unidad Integral de Procuración de Justicia e interpusieron la denuncia correspondiente, pero hasta la fecha no se sabe nada sobre las investigaciones realizadas por las autoridades de la Fiscalía General del Estado.

Los familiares solicitaron a través de una denuncia pública, que el gobernador meta las manos en este caso, debido a que temen por la integridad de las víctimas.