María de Los Ángeles Ortiz en las instalaciones del ITSSAT

Subcampeona olímpica y campeona mundial…
Imparte conferencia motivacional.

Emmanuel Chagala, San Andrés Tuxtla, Ver.—Magna conferencia motivacional llevó a cabo la subcampeona paraolímpica y campeona del mundo, María de los Ángeles Ortiz Hernández, en las instalaciones del Instituto Tecnológico Superior de San Andrés Tuxtla (ITSSAT) ante la presencia de alumnos de diversas carreras.

A invitación de las autoridades académicas, familiares y allegados a la medallista, se dio la reunión en una total camaradería, habiendo puntos importantes como el controversial accidente de tránsito que sufrió, resultando en su amputación de la pierna izquierda y que en aquél entonces el responsable no pagara condena alguna por lo sucedido de nombre Ricardo Márquez del cual, — se dijo—, era sobrino de un subprocurador en aquél año fatídico.

“Yo había sido lanzadora en primaria, secundaria y preparatoria, pero tras el accidente en mi mente no cabía el deporte. Lo que yo quería era justicia, sólo pensaba en que quien me había destrozado la pierna y la vida merecía un castigo.”

Fue en noviembre de 2006 en Colima. Esa vez lancé bala, jabalina y disco. En las tres gané. Pero ahora estoy especializada en bala, categoría más alta.

La atleta también se dedica, con apoyo de diversas organizaciones, a dar charlas a jóvenes para prevenir el abuso del alcohol. Hasta ahora, —dice—, las autoridades la han escuchado, lo que no sucedió cuando pidió justicia.

Entrando de lleno a la interacción con los académicos, María de los Ángeles contó parte de su historia como atleta, esposa y madre, de las cuales, —dijo—, la familia es lo más importante de mi vida.

Un día antes estuvo en la ciudad que la vio crecer, Santiago Tuxtla, donde se le rindió también un homenaje. Y aunque nació en el vecino estado de Tabasco, Ángeles tiene mucha historia en la colonial y en la región de Los Tuxtlas.

Con sentimientos encontrados compartió parte de su vida a través de un video donde exponía su adolescencia, los momentos gratos con sus familiares y el momento trágico, sin embargo los presentes encontraron en su experiencia una forma de retroalimentación para ver la vida de una forma diferente.

De esta manera se desarrolló el evento que quedará grabado en la memoria de los académicos y personal administrativo.