RECIBE EL CONGRESO DE VERACRUZ QUINTO INFORME DE GOBIERNO

 

V informeComunicado, Xalapa, Ver.-En un acto republicano de rendición de cuentas y transparencia, el Gobernador del Estado, Fidel Herrera Beltrán, en cumplimiento de las disposiciones constitucionales, hizo entrega ante el Pleno de la LXI Legislatura del Congreso de Veracruz de su Quinto Informe de Gobierno, así como del documento que avala los 1,043 puentes construidos durante su Administración.

Alrededor de las 09:30 horas, el Jefe del Ejecutivo del Estado arribó al Recinto Oficial de Sesiones, acompañado por la Comisión de Cortesía integrada por los diputados Fernando González Arroyo, Margarita Guillaumín Romero, Alfredo Tress Jiménez, Manuel Laborde Cruz, José de Jesús Mancha Alarcón y Julio Chávez Hernández.

En tanto que los diputados Elvia Ruiz Cesáreo, Marilda Rodríguez Aguirre, Ángela María Perera Gutiérrez y María Bernardina Tequiliquihua Ajactle, hicieron lo propio con el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Reynaldo Madruga Picazzo; y los legisladores Dalos Ulises Rodríguez Vargas, Cecilio Viveros Huesca, Federico Salomón Molina, Víctor Alejandro Vázquez Cuevas y María de los Ángeles Sahagún Morales recibieron y acompañaron al Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, representante del Ejecutivo Federal.

Al reanudar la Sesión Solemne, el Presidente de la Mesa Directiva del Congreso, diputado Leopoldo Torres García, concedió el uso de la voz al Gobernador, para que hiciera una síntesis del estado que guarda la Administración Pública Estatal.

El Mandatario Estatal  expresó en su intervención su vocación democrática, al reiterar su disposición al diálogo durante su comparecencia ante el Congreso cuando termine la glosa del Informe de Gobierno.

Puso énfasis en los logros alcanzados, al señalar que “el esfuerzo que hemos tenido en cinco años de trabajo en el Estado, con la contribución de todos, se ha traducido en progreso. El Plan Veracruzano de Desarrollo 2005-2010 se ha visto superado en sus objetivos y metas originales hasta en dos ocasiones y se ha actualizado con el apoyo del Congreso, al tenor de los nuevos ejercicios de planeación a nivel federal y municipal”.

Calificó al Plan Veracruzano de Desarrollo como nuestra brújula y nuestra guía, superado por la capacidad de la sociedad veracruzana para construir desde la pluralidad y la diversidad, que “se ha constituido en el principal impulsor para crear en Veracruz una gran infraestructura productiva, de comunicaciones, de obras públicas, un campo que se tecnifica a pasos acelerados, con elevados índices de productividad, empresas pujantes representadas por los sectores de las Cámaras empresariales y por los sectores industrial, comercial y turístico”.

Ante condiciones y problemas nuevos, dijo, “abordamos nuestra responsabilidad con propuestas de nuevas actitudes y soluciones, en una actitud responsable. Ante los cambios de la realidad hay que cambiar para empezar una nueva estrategia general”.

Para conseguir estos objetivos, propuso dos acciones inmediatas:

“Primero, en el contexto de Veracruz reajustar la orientación del Plan Veracruzano de Desarrollo para atender las nuevas condiciones de la economía y de la sociedad, ante todo para que en el cierre de la administración atender con mayor dinamismo y cobertura a nuestra gente, en particular a los que menos tienen.”

“Segundo, en el plano nacional, promover a través de los órganos constituidos una amplia e incluyente reunificación, reunión, a partir de una agenda mínima de diálogo y concertación que nos conduzca a un nuevo trato, a un pacto federal renovado, a un acuerdo fortalecido, por todos y entre todos”.

Enfatizó que “es la hora de hacer lo que debemos hacer y cambiar lo que debemos cambiar. Reinventemos el gobierno, ajustemos el Plan Nacional de Desarrollo, reactivemos la economía, redistribuyamos cargas, responsabilidades y también logros y avances, a partir de una participación social más amplia y activa”

El mandatario estatal subrayó: “Reanudemos el esfuerzo, reajustando rumbo, intensidad y ritmo. Propongo un nuevo trato, un pacto entre los mexicanos, a través de sus representaciones públicas, de las fuerzas políticas, de las organizaciones sociales y productivas. Un nuevo trato que nos permita reagruparnos, reconocernos y reunificarnos para fortalecer el Estado de Derecho y propiciar el desarrollo armónico del todo, que es la Nación, a partir del progreso de los que somos sus partes”.

Señaló que nadie debe hacerse justicia por propia mano y reiteró el respaldo y participación de los veracruzanos al Presidente de la República en el combate al delito, al tiempo que reconoció por su labor al Ejército y a la Armada de México.

Llamó a no permitir “un centralismo federalizado ni un federalismo feudalizado”, a convocar a una nueva Convención Nacional Hacendaria que implemente una política fiscal confiable y consensuada, toda vez que Veracruz no pide dádivas ni tratos especiales.

Añadió que “urge actualizar y dinamizar instituciones y leyes: La seguridad es hoy el gran reto de México y el orden público, condición necesaria para la realización de programas y acciones estatales. En democracia defenderemos nuestras instituciones con determinación y apego a la ley, y responderemos siempre a las provocaciones de quienes violenten el orden público, pero dentro de los procedimientos y limitaciones que las propias normas establecen”.

Hizo del conocimiento general que se instalarán dos proyectos de inversión en las instalaciones del Agrocentro Siglo XXI, sin desvirtuar su sentido original y agradeció al Congreso su solidaridad para atraer  nuevas inversiones.

Posteriormente, la Mesa Directiva de la LXI Legislatura Local, otorgó el uso de la voz al Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien expresó que con motivo del Quinto Informe de Fidel Herrera Beltrán, el Gobierno de Veracruz ha tenido la oportunidad de marcar un ciclo, de evaluar su desempeño, el cumplimiento de sus objetivos, sus logros y sus retos.

Añadió que “el Gobierno Federal reconoce al Gobernador Fidel Herrera Beltrán como un interlocutor eficaz para articular soluciones que ayudan a la gente. Hoy además participa de un proceso de rendición de cuentas consustancial a toda democracia y en ese sentido me complace atestiguarlo”.

Durante la entrega del Quinto Informe de Gobierno, estuvieron presentes Secretarios de Despacho, senadores, diputados federales, alcaldes, miembros de la Armada de México y Ejército Mexicano, representantes de organizaciones civiles, sindicales, medios de comunicación y público en general.

 

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA: Licenciado Fidel Herrera Beltrán.—V Informe de Gobierno del Estado. 15 de noviembre de 2009.

Comparezco ante esta soberanía para dar cumplimiento a lo dispuesto por el artículo 49 fracción 21 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Veracruz de Ignacio de la Llave e informar sobre el estado que guarda la administración en la que sirvo.

De acuerdo a la reciente reforma a la Ley Orgánica del Congreso acudiré a este recinto concluida la glosa del Informe con la participación de secretarios y titulares de unidades administrativas para participar con esta Honorable Legislatura en el diálogo republicano y democrático que señala la ley.

Agradezco cumplidamente la distinguida presencia de los diputados federales al Congreso de la Unión, de los integrantes del Poder Judicial de Veracruz y de la Federación; del presidente del Tribunal Superior de Justicia, de los organismos constitucionales autónomos en las representaciones de los honorables ayuntamientos y de los dirigentes sindicales de trabajadores de azucareros, petroleros, ferrocarrileros, del magisterio, de médicos, de transportistas, de la sociedad en su conjunto.

Reconozco también la destacada presencia de los servidores públicos del Gobierno Federal y de los representantes de los medios de comunicación, así como de las organizaciones de la sociedad civil y de los sistemas que trabajan en beneficio de todos los veracruzanos.

Saludo institucionalmente y con el afecto personal la presencia del Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont Urueta.

El diálogo y la relación respetuosa entre los diversos órganos de gobierno y sus ámbitos sustentan nuestra democracia y fortalecen la unidad nacional.

Distingo igualmente la presencia de los dirigentes de los partidos políticos establecidos en la nación y en Veracruz.

Y saludo a todos quienes a partir de la transmisión de la radio y televisión registran en sus hogares, transportes o sitios de recreación por el feriado legal, las incidencias de este acto de rendición de cuentas y les digo:

El esfuerzo sostenido de cinco años de trabajo en el estado, con la contribución de todos, se ha traducido en progreso.

El Plan Veracruzano de Desarrollo 2005-2010 se ha visto superado en sus objetivos y metas originales hasta en dos ocasiones y se ha actualizado con el apoyo del Congreso, al tenor de los nuevos ejercicios de planeación federal y municipal.

Se ha constituido en el principal impulsor para crear en Veracruz una gran infraestructura productiva, de comunicaciones, de obras públicas, un campo que se tecnifica a pasos agigantados con elevados indicies de productividad, empresas pujantes representadas por los sectores de las cámaras empresariales y por los sectores industrial, comercial y turístico.

Pero sobre todo, el Plan Veracruzano de Desarrollo, nuestra guía y brújula, ha sido superado gracias a una sociedad veracruzana capaz de construir, desde la pluralidad y la diversidad, instituciones sólidas, dar resultados y enfrentar con éxito los retos del presente mirando hacia el futuro.

Hoy, ante condiciones y problemas nuevos, abordamos nuestra responsabilidad con propuestas de nuevas actitudes y soluciones. En una actitud responsable, ante los cambios de la realidad, hay que cambiar para empezar una nueva estrategia general.

Por lo que aprovecho este esplendido foro y su convocatoria para proponer en principio dos acciones inmediatas:

Primera. En el contexto de Veracruz, reajustar la orientación del Plan Veracruzano de Desarrollo para atender las nuevas condiciones de la economía y de la sociedad, ante todo, en el cierre de la administración, atender con mayor dinamismo y cobertura a nuestra gente, en particular a los que menos tienen.

Segundo. En el plano nacional, promover, a través de los órganos legítimamente constituidos, una amplia e incluyente reunificación, reunión a partir de una agenda mínima de diálogo y concertación que nos conduzca a un nuevo trato, a un pacto federal renovado, a un acuerdo fortalecido por todos y entre todos.

Es la hora de hacer lo que debemos hacer y cambiar lo que debemos cambiar.

Renovemos el ánimo. Reinventemos el Gobierno. Realiniemos y ajustemos el Plan Nacional de Desarrollo. Reactivemos la economía. Redistribuyamos cargas, responsabilidades, también logros y avances a partir de una participación social más amplia y activa. Reanudemos el esfuerzo ajustando rumbo, intensidad y rumbo.

Propongo un nuevo trato, un pacto entre los mexicanos a través de sus representaciones públicas, de las fuerzas políticas, de las organizaciones sociales y productivas.

Un nuevo trato que nos permita reagruparnos, reconocernos y reunificarnos para fortalecer el Estado de Derecho y propiciar el desarrollo armónico del todo que es la nación a partir del progreso de los que somos sus partes.

Urge actualizar y dinamizar instituciones y leyes. La seguridad es hoy el gran reto de México y el orden público condición necesaria para la realización de programas y acciones estatales.

En democracia defenderemos nuestras instituciones con determinación y apego a la ley y responderemos siempre a las provocaciones de quienes violenten el orden público, pero dentro de los procedimientos y limitaciones que las propias normas establecen.

La seguridad de las personas, de su vida, de su patrimonio son garantía, obligación, prioridad y responsabilidad fundamentalmente del Estado. Nadie puede hacerse justicia por su propia mano a riesgo de poner en riesgo a todos los mexicanos.

 

Señor secretario de Gobernación:

Reitere usted al presidente Felipe Calderón el reconocimiento, respaldo y participación de los veracruzanos, de sus gobiernos, de su pueblo, en la lucha por México contra la delincuencia. Aquí también nuestro reconocimiento más amplio al glorioso Ejército Mexicano y a la Armada de México que siempre están a nuestro lado para hacer respetar la ley.

A todos los mexicanos nos interesa una renovada disposición a trabajar en equipo; esta disposición debe partir de una agenda mínima de trabajo y de consensos.

No tenemos porque aceptar, ni debemos aceptar a la pobreza y la marginación como destinos obligados. Tampoco buscamos la administración permanente de asistencia y recursos, de ayudas y apoyos gubernamentales.

Necesitamos juntos aprovechar oportunidades para una vida mejor y no conformarnos en sólo extender el Programa de Oportunidades. La pobreza no es un destino obligado, ni consecuencia social aceptada por nadie.

El mejor y único camino para combatir con eficacia la pobreza, es la defensa y la promoción del empleo.

Este nuevo trato debe permitirnos una mejor articulación gubernamental contra la crisis que involucre un compromiso de solidaridad de los veracruzanos y de los mexicanos en general con el Gobierno de la República, con el Congreso de la Unión, con el Poder Judicial y con sus respectivos ámbitos locales y municipales, que facilite y propicie medidas de impulso y crecimiento de la inversión y de los empleos, de la seguridad y de la paz pública.

Un nuevo trato que involucre a todos los gobiernos municipales sin distinción alguna de banderas o ideologías, a los organismos privados y a las organizaciones de la sociedad civil. No es posible sostener un centralismo federalizado ni una federación feudalizada.

Convoquemos pues, ya, con los instrumentos de la ley y el poder de convocatoria de sus instituciones y sus legítimos representantes a una nueva Convención Nacional Hacendaria para una auténtica reforma fiscal integral consistente y duradera, confiable y consensuada, que propicie una distribución más equitativa, de atribuciones, de obligaciones, de capacidades, entre los diversos ámbitos de gobierno.

No queremos ni reclamamos dádivas o tratos especiales, simplemente aspiramos a una distribución fiscal y presupuestal democráticamente participable de acuerdo a resultados, esfuerzos y, desde luego, necesidades y esperanzas.

Un trato renovado que nos permita defender lo conseguido hasta ahora –que es mucho lo que hemos heredado de quienes nos antecedieron– para ampliarlo y mejorarlo, que reanime voluntades para que juntos hagamos un esfuerzo para fortalecer los mecanismos que permitan aprovechar en su integridad los recursos y los estímulos ofrecidos por el Gobierno Federal en apoyo, en auxilio, en articulación, en resultados.

Hoy expreso reconocimiento a la solidaridad de este Congreso para que pudiésemos atender con toda inmediatez a los veracruzanos que resultaron damnificados en el sur veracruzano.

A ustedes, por estar al lado de las instituciones y a éstas por haber respondido antes, durante y después de las afectaciones tan graves que causaron graves daños, sobre todo en los municipios de Las Choapas y Agua Dulce, mi reconocimiento, y a todos los que nos siguen allá en la zona afectada, afecto, cariño y responsabilidad.

Por la tarde realizaremos la tercera evaluación para empezar de inmediato, con el respaldo de los sistemas establecidos en el Fonden, la reconstrucción para volver el martes, porque el lunes es feriado, a la vida educativa y productiva del sur veracruzano. Mi afecto, cariño y solidaridad.

Proponemos un nuevo trato que restablezca la confianza social en las instituciones, en nuestro presente, y que dé certidumbre al futuro para ésta y para las nuevas generaciones.

 

Diputadas, diputados:

Hay, en el resumen de documentos que hemos entregado a la labor fundamental de la representación política que ustedes representan, la rendición detallada de las cuentas del esfuerzo, del trabajo, del que ustedes mismos son parte muy importante.

Con estos logros y avances, con las fortalezas y activos, pero sobre todo con el apoyo, trabajo y creatividad de los veracruzanos estamos firmes y de pie para enfrentar viejos y nuevos retos.

Quiero reiterar mi convicción de honrar el diálogo entre poderes que ha existido y debe existir entre el Ejecutivo y el Legislativo y, por supuesto, el Poder Judicial y los organismos constitucionales.

Como les consta, siempre he estado –y así está todo el gobierno– en la mejor disposición de informar e interactuar con el Congreso y, a través de él, con la sociedad sobre cualquier tema en que se requiera ampliar la información.

Agradezco ahora a todos ustedes, a las diversas formaciones políticas que integran los grupos parlamentarios, su mandato para promover las inversiones productivas en Veracruz para seguir atrayendo inversiones que generen empleos y oportunidades.

De este mandato ha resultado una gestión exitosa de la que ahora doy cuenta: no será sólo una planta manufacturadora de automotores agrícolas y ganaderos sino dos inversiones asiáticas las que habrán de darle vida, respetando su sentido constructivo original, al Expo Agrocentro, en donde 100 hectáreas adicionales y otra planta industrial en Santa Rita habrán de ser una realidad en los próximos días y semanas. Gracias, reconozco su sentido de responsabilidad y respuesta oportuna.

Reitero, para concluir, que pongo a su disposición las vías para fortalecer el ejercicio democrático de diálogo y debate, de evaluación y de retroalimentación, con la mejor disposición de sumar las reflexiones, recomendaciones y las acciones legales que pudieran derivarse, a los trabajos de la administración en la que sirvo.

Las vías son, como sabemos, los documentos en texto y anexos que he hecho entrega con oportunidad y tiempo; la disposición para que los secretarios de despacho y los directores de los organismos comparezcan para ampliar en forma más precisa y puntual en Quinto Informe de Gobierno, y los antecedentes en lo que hace a la administración de recursos multianuales, en especial los derivados de la ejemplar contribución del sector empresarial al pagar el 2 por Ciento a la Nómina, por cierto, 23 por ciento por sobre lo estimado en el ejercicio de que doy cuenta; Mi reconocimiento a los buenos empresarios pagadores de impuestos de Veracruz, y la imposición personal de estar a sus órdenes para probar que ésta, la forma del diálogo republicano, respetuoso y democrático, es lo que merece Veracruz para seguir avanzando.

Nadie quiere en este estado capitalizar la angustia o la incertidumbre o a veces hasta el miedo que a algunas partes de la sociedad lastiman. Queremos, al contrario, impulsar la certeza, el optimismo, el ánimo creativo, impulsar el desarrollo y alentar el progreso por medio del trabajo útil, eficaz, honrado.

Seguiremos privilegiando los derechos de las mayorías, escuchando y atendiendo a todos y respetando lo que resuelva la voluntad libremente expresada en el voto mayoritario.

Disponemos de los atributos y medios para seguir avanzando, para contribuir a la realización personal de nuestras comunidades, también para seguir impulsando el desarrollo de nuestros pueblos originales: huastecos, totonacas, olmecas.

Que el petróleo y el gas, el agua y la energía, que los alimentos y los productos que Veracruz pone a disposición de la sociedad y en el marco del Pacto Federal, representen también desarrollo, progreso y justicia para los mexicanos más pobres. Ese es nuestro compromiso.

En el año que queda, en la administración en la que sirvo, los que tendrán privilegio especial son los que más necesiten, los vulnerables, los niños, los adultos mayores. Sé que contaremos con el respaldo del Poder Legislativo para seguir impulsando todas y cada una de las políticas de compensación y justicia que hemos venido desarrollando con tanto éxito.

A fin de cuenta, tengamos presente que tanto ustedes, los miembros del Poder Legislativo, como el Ejecutivo, como los representantes populares federales, como todos los que integran el Poder Ejecutivo Federal, todos somos servidores públicos, y estoy seguro que todos queremos lo mejor para México, y en el caso de Veracruz, queriendo lo mejor para nuestra gran patria queremos lo mejor para nuestro Veracruz de ayer, de hoy y de siempre.

Muchas gracias, quedo a sus órdenes.

 

DISCURSO  DEL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN: Licenciado Fernando Gómez-Mont Urueta.— Durante el Quinto informe de Gobierno del Estado de Veracruz.— 15 noviembre de 2009.

 

Señor Gobernador Fidel Herrera Beltrán, Gobernador Constitucional del Estado de Veracruz; señores presidentes de los poderes constitucionales del Estado de Veracruz, tanto Legislativo como Judicial; señoras diputadas; señores diputados; señores representantes del Poder Legislativo Federal; invitados especiales; señoras y señores.

Asisto hoy en representación del Presidente Felipe Calderón Hinojosa al Quinto Informe de Gobierno del Gobernador Fidel Herrera Beltrán.

En días recientes, las fuertes lluvias que han afectado causaron inundaciones que implicaron la reubicación de miles de veracruzanos. Quisiera por tanto en primer lugar expresar nuestra solidaridad con quienes hoy atraviesan esta adversidad y en segunda instancia reconocer la coordinación que ha existido entre los gobiernos local y federal para dar salida pronta y eficaz a esta triste situación.

Fenómenos naturales de esta índole nos obligan a reflexionar sobre la necesidad de replantear el desarrollo con base en criterios de sustentabilidad ambiental y, a la vez, a considerar la marginación y desigualdad que pueden magnificar sus costos materiales.

En este sentido, también nos obligan a diseñar estrategias de protección para la población más vulnerable.

La coordinación entre autoridades es importante siempre como herramienta de gobierno, pero se vuelve crucial en momentos de crisis en donde la vida y el patrimonio de la gente, dependen de nuestra capacidad de respuesta.

La necesidad de coordinación entraña pues la corresponsabilidad. Esto solo es factible desde el federalismo. Los gobiernos debemos reconocernos como aliados en la tarea conjunta de superar éste y el resto de los desafíos que la realidad nacional impone, rechazando cualquier tentación de mezquindad.

Esto es lo que exige nuestro encargo, en este sentido debe ser la política el mecanismo que facilite los acuerdos, no aquel que los obstruye.

Los mexicanos reclaman gobiernos más transparentes y más productivos, exigen una economía más competitiva que ofrezca a todos más oportunidades de desarrollo sin solapar privilegios de sectores particulares. Los ciudadanos demandan seguridad para sus familias y que la impartición de justicia por el Estado se consolide como una herramienta eficaz para garantizar sus derechos. Es nuestra obligación como autoridades responder a estas demandas.

Cuando me he referido al Bicentenario y el Centenario, en fechas recientes, he destacado la naturaleza cíclica de la existencia humana, he referido cómo los seres humanos podemos dar estabilidad a la experiencia con base en referentes temporales establecidos y cómo ello invita a la reflexión, al regreso a los principios rectores de la nación.

Sucede lo mismo en la administración pública cada año. Cada cierre de caja sirve para empatar las acciones particulares con el proyecto de gobierno que se delinea a largo plazo.

México, como el resto de las naciones, transita una crisis económica profunda.

México la transita en medio de un proceso de renovación institucional y de simbolismo histórico. Comúnmente se habla de la crisis como un espacio de oportunidad que permite la reinvención, que facilita la reestructuración y la transformación. Es la urgencia de resolver una situación de crisis la que vuelve evidente el costo de nuestra acción.

Como autoridades tenemos la obligación de generar los espacios que permitan multiplicar las oportunidades, consolidar los cambios. Como autoridades debemos expandir el terreno de lo posible hasta que cubra la totalidad de lo necesario.

En este proceso debemos atender a las realidades que definen a la ciudadanía, transformarlas cuando sean dolorosas y reproducirlas y acrecentarlas cuando son esperanzadoras.

Con motivo de este informe, el Gobierno de Veracruz ha tenido la oportunidad de marcar un ciclo, de evaluar su desempeño, el cumplimiento de sus objetivos, sus logros y sus retos.

El gobierno federal reconoce al Gobernador Herrera Beltrán como un interlocutor eficaz para articular soluciones que ayudan a la gente.

Hoy, además, participa en un proceso de rendición de cuentas consustancial a toda democracia y en ese sentido me complace atestiguarlo.

Lo felicito señor Gobernador, por este año de gobierno.

Muchas gracias.

1 COMENTARIO

  1. hay no puede ser, pura pantomima, señor gobernador digame usted. cuanto tiempo ensaya esto? a ya 5 años de corrupcion, de seguir engrandeciendo su bolsillo verdad si ya me acorde no se preocupe ya lo veremos en la gran y no habla de los pinos si no en otro lado… byeeeeeeeeeeeeeeeeee

Comments are closed.